Por Alba Delvalle

alba.delvalle@gruponacion.com.py

En una nueva entrega de Emprendedores La Nación, hoy trascendemos fronteras. La emprendedora del día es paraguaya, pero el negocio lo forjó en Argentina, donde lleva viviendo desde hace unos 5 años.

Ella es Lucía Valdés, quien desde hace tiempo tenía el sueño de aportar para los demás conocimientos de un estilo de alimentación saludable, el cual no tiene por qué ser más caro, y emprendió con Ben Can, de productos naturales. Para conocer todo acerca del emprendimiento, se puede visitar sus redes sociales en Instagram como @bencanpy_dietetica_paraguay y en Facebook como Bencanpy.

Ella, Lucía, está convencida de que la alimentación saludable es un derecho de todos, y que no tiene por qué ser más cara o solo para unos pocos, por lo que su objetivo es poder acercar a la mayor cantidad de personas la posibilidad de acceder a una vida más saludable y más plena.

El emprendimiento online cuenta con una variedad de opciones para el consumo de productos naturales y saludables. Foto: Gentileza.

Mire también: Emprendedores LN: pasión culinaria y antojos de embarazo en pandemia iniciaron Dulce Tata

Clases virtuales la empujaron

“Yo soy de Paraguay, vivo en Argentina, pero el emprendimiento es para los paraguayos, como estoy cursando la carrera de nutrición hace 2 años, empecé esto porque de hecho la comida natural y todo el tema de la alimentación saludable siempre me interesó. Pero siempre fue difícil de encontrar estos productos naturales, y cuando vinimos a Buenos Aires me sorprendió la variedad, y cuando iba de visita a Asunción llevaba siempre todo.

Fue así que, cuando empezó la pandemia, se quedó sin trabajo en el hotel que trabajaba. Pensó qué podía hacer para generar ingresos y, además, dedicarse a lo que tanto le gustaba y se le ocurrió preparar kits de alimentos saludables y naturales, y mandarlos a Paraguay.

El emprendimiento lo crearon junto con su marido, Darío Alviso (Beto), quien es doctor en Ingeniería de la Universidad Nacional de Asunción (UNA) y fue a Argentina a realizar un posdoctorado para actualmente trabajar como investigador del Conicet (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de Argentina), a más de contar con colaboradores en los distintos procesos, mencionó Lucía.

También le jugó a favor estar conectada desde la computadora diariamente para seguir con las clases de la facultad, y ver todas las posibilidades que se abren ahora en el mundo virtual, que lo vio como una oportunidad y lo aprovechó.

Pensar que antes de la pandemia era impensado para la emprendedora poder estar detrás de una computadora haciendo tantas cosas, y menos aún empezar un negocio que hoy en día forma parte de sus sueños, acotó.

Entre una de las opciones están los pistachos, un fruto seco que ayuda a regular el estrés, combatir la obesidad y disminuir el dolores menstruales. Foto: Gentileza.

Objetivo, llegar a más personas

“Nuestro objetivo es enviar y acercar a la mayor cantidad de personas en Paraguay estos productos naturales y todo lo que yo pueda encontrar, que les sea útil, que les ayude a poder tener una vida más saludable”, agregó, entusiasmada.

Es así que Lucía tiene proyectado unir la carrera que está estudiando con el emprendimiento de la tienda, aportar todos sus conocimientos y seguir aprendiendo, compartiendo y creciendo junto con las personas que se van sumando a Ben Can.

Por eso, el emprendimiento está dirigido a todas las personas que desean acceder a una vida más saludable a través de la alimentación, o personas que tienen algún problema de salud como las que sufren alergias o intolerancia a algunos alimentos tales como al gluten, la lactosa, el azúcar, etcétera.

Más para leer: Emprendedores LN: animada por alumnas del gym, creó Nature Fit hace 6 años

Procedencia de productos

Los productos los obtiene a través de proveedores de frutos secos de las provincias de Mendoza, San Juan y Salta, para luego desde Ben Can envasarlos en porciones y packagins adecuados, de modo de darle la impronta de la tienda.

Y cuando le consultamos por las opciones, Lucía señaló que es bastante extenso, nombrando a algunos en sus presentaciones de 250 gramos como las almendras y nueces a G. 25.000, castañas de cajú a G. 30.000, harina de almendras a G. 32.000, avellanas a G. 40.000, dátiles a G. 20.000, arándanos rojos a G. 20.000, tomates secos a G. 20.000.

También cuentan con el mix especial de caju, almendras, avellanas, nueces a G. 25.000, el mix con pasas G. 20.000, cacao amargo a G. 16.000, aceite de coco neutro desde G. 15.000, ghee o manteca clarificada desde G. 23.000, aceite de coco en aerosol a G. 35.000.

Se puede acceder a los dátiles, un fruto de bajo contenido acuoso, naturalmente deshidratado, un carbohidrato con una gran fuente de fibra. Foto: Gentileza.

Dificultades de emprender

Así también, desde Ben Can buscan estar al día con las novedades que van saliendo al mercado en cuanto a nuevos productos, que puedan facilitar la vida de los consumidores que nos siguen y apuestan por nosotros.

Como a todos los emprendedores de la sección consultamos si creen que es difícil emprender en Paraguay, a lo que Lucía respondió que más bien que se trata un mito, pues existen ideas y proyectos súper atractivos y novedosos.

“Conozco gente que también explotó su creatividad y la puso en marcha, a través de un proyecto de negocio. Paraguay es un país muy rico en factor humano, con gente creativa, quizás muchas veces falta un empujoncito para arrancar”, dijo.

Más para leer: Emprendedores LN: su pasión por la decoración inspiró Aires del Campo

En su experiencia, está teniendo mucho apoyo de las personas, sobre todo en las redes sociales y con muchos seguidores, son muy generosas a la hora de dar una mano.

En cuanto a las dificultades, lo que más complicó es que al principio fue lento el avance, ya que cuesta que la gente los conozca, pero que es un proceso que hay que saberlo llevar con calma, porque puede pasar que el desánimo “te tire para atrás”.

“Es saber y tener claro que es una carrera de fondo, larga y que para que el proyecto se convierta en algo sólido, hay que ir despacio, es algo que estoy aprendiendo a desarrollar gracias a la pandemia, LA PACIENCIA”, indicó entre risas.

Un mix de frutos secos con pasas que los vende desde G. 20.000. Foto: Gentileza.

Pandemia abrió oportunidad

Para la pareja, la pandemia fue una puerta que se abrió, impensada hace unos años, cuando tenía trabajo fijo, con una entrada de salario mensual, cuando es más fácil estar en automático.

El hecho de que el hotel donde Lucía trabajaba cerrara fue una oportunidad para emplear toda la energía en este nuevo proyecto. Claramente que cuando ocurrió fue muy duro para ella, pues no era un simple detalle de un día para el otro quedarse sin trabajo, comentó.

No obstante, hoy puede contar que todo lo ve más claramente, y que todo se ordena cuando el deseo y las ganas son más fuertes. Si bien la pandemia sigue, está convencida de que pronto se acabará y, sin embargo, quedará la modalidad que nació a raíz de toda esta situación, que hoy en día permite llegar a más personas a través de las redes.

Puede interesarle: Emprendedores LN: amor a la artesanía llevó a una familia a crear velas ecológicas

Adaptarse a los cambios

“La consigna es adaptarse a los cambios de la mejor manera posible, creemos profundamente que cuando la intención es buena, el camino se abre solo”, profundizó.

En cuanto a la expectativa y rendimiento del negocio, la emprendedora reiteró que la gran meta es poder llegar a la mayor cantidad de gente posible, hacerse conocer y poder crear una comunidad amigable de modo de crecer juntos.

Como se trata de un negocio relativamente nuevo, aún no tienen un diagnóstico global de ganancias anual, pero sí aseguró que la gente lo recibe muy bien y que los productos tienen buena aceptación porque son buenos a más de ser saludables y naturales, y el factor precio accesible también juega mucho a favor.

Antes de finalizar la conversación, quisimos que Lucía brinde un consejo para todos los emprendedores. Ella no se consideró apta para darlo, dijo, pero sí recomendó por sobre todas las cosas “que la autoexigencia y autocrítica no te paralicen. Da el primer paso”, precisó.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar