Por Alba Delvalle

alba.delvalle@gruponacion.com.py

En una nueva entrega de Emprendedores LN acercamos a los lectores el trabajo realizado por Antonella Pastorino Todaro, quien es uruguaya, pero vive en el país desde los 10 años de edad, cuando se mudó con toda la familia en 1992, para no volver más al Uruguay.

El emprendimiento de Antonella se denomina Aires del Campo, un negocio que empezó con la venta de plantas, específicamente con las variedades suculentas, ya puestas en macetas y listas para regalar o decorar la casa, por lo que va dirigido a las personas que les gusta sumar detalles en el hogar y a todos los que gusten obsequiar algo distinto y especial. Se puede conocer más de sus trabajos en Instagram como @airesdelcampo.py y en Facebook como Aires del Campo.

“Aires del Campo fue diversificándose poco a poco, vendemos artículos para decorar el hogar, algunos con plantas y otros no, todo con un aire rústico, vintage y boho, ya que son productos hechos a mano, algunos incluso reciclados y restaurados”, comenzó la charla Antonella.

Lea también: Joven emprendedora: Pasó de pintar macetitas para la casa a plasmar su arte en guampas

Aires del Campo nació con suculentas en macetitas, luego fue diversificándose con artículos para decorar el hogar, algunos con plantas y otros no, todo con un aire rustico, vintage y boho. Foto: Gentileza.

Inicios del emprendimiento

El emprendimiento se inició hace unos 7 años, en el 2013, cuando tuvo a su beba y decidió dejar el trabajo de oficina para poder quedarse con ella, pero cuando cumplió un año tuvo que volver a trabajar, ya que la economía familiar así lo requería, comentó.

No obstante, seguía con el emprendimiento de las plantas, pero con menos tiempo y no tan de lleno, hasta que llegó la pandemia en el país y al ser desvinculada de la empresa donde trabajaba, comenzó de vuelta con todo, ya con más tiempo.

“De a poco fueron sumando las ventas con más productos que podía ofrecer. Yo tenía que buscar cómo sea la manera de seguir adelante, ya que tengo 3 hijos y estoy separada hace 3 años. Mi nena más chica comenzó con las clases virtuales y me necesitaba en casa para poder acompañarla, y vino bien seguir con esto”, expresó.

Más historias: Emprendedores LN: la pandemia frenó su agencia de viajes, pero volvió a volar con Yo quiero - Alas al Viento

Mire esto: Joven emprendedora: pasó de decorar eventos a crear huertas urbanas

La emprendedora mencionó que siempre fue una persona a la que le gusta decorar y hacer trabajos manuales, y así, a la par de Aires del Campo, en que vendía sus ideas, también comenzó a mostrar en su perfil privado de Instagram @antonellapastorinot todo lo que hacía en su casa.

“Comencé a subir videos de mis trabajos manuales y de cómo decoraba mi casa en mi día a día, y fue increíble ver la repercusión. La verdad es que cuando hacés lo que te gusta, realmente nunca puede salir mal”, manifestó entusiasmada.

Al tiempo de continuar: “Tengo 38 años, y puedo decir que amo lo que hago. Estoy aún en el comienzo y no voy a decirles que es fácil, pero tengo una confianza que no sé bien de dónde viene, de que ir por este camino es lo mejor que me pudo haber pasado y que cada vez me irá mejor”, decretó Antonella.

Variedad de productos

Elabora colgantes decorativos para la pared con base de madera que son recicladas y van con macetas y plantas. Foto: Gentileza.

Aquí más para leer: Es del rubro de confección, pero se adecuó a la pandemia y produce lavamanos portátiles a pedal

En cuanto a los trabajos realizados, señaló que elabora colgantes decorativos para la pared con base de madera, las cuales siempre son recicladas, y van con macetas y plantas, que pueden costar desde G. 35.000 en adelante.

También cuenta con las macetas de cemento, hechas a mano con suculentas desde G. 25.000, persianas recicladas con portamacetas desde G. 100.000, espejos vintage realizados a partir de ventanas y puertas en desuso también desde G. 100.000, colgantes de macramé, atrapasueños desde G. 20.000 y los portamacetas de macramé desde G. 30.000.

Trabajo hecho a mano

En cuanto a la aceptación de los productos, y por ende la rentabilidad, se refirió a su actividad como la decoración, a la que calificó de rentable, para lo cual fue útil también la intervención a través de las redes sociales.

Con sus videos, Antonella muestra cómo va interviniendo en sus espacios y de ese modo logra que más personas se contagien de lo lindo en que se convierte hacer del hogar un lugar donde siempre se quiera volver, resaltó.

Asimismo, con relación a la valoración de los trabajaos al ser artesanales o rústicos, considera que en Paraguay todavía hay un sector que aún le cuesta pagar lo que corresponde por un trabajo hecho a mano, pero que se está volviendo una tendencia mundial que poco a poco va ingresando al país.

“En mi caso, lo más complicado para mí es que soy la que hace todo. La que corta, la que lija y pinta, la que vende y realiza publicaciones, y a la vez atender la casa y a mis hijos. Sin embargo, pareciera que cuando de verdad estás haciendo lo que te gusta, el cansancio es más llevadero”, acotó.

Está relacionado: Emprendedores LN: estudiante de arquitectura motiva uso de artesanía local para decorar hogares

La emprendedora prepara también colgantes de macramé, atrapasueños y los porta macetas de macramé. Foto: Gentileza.

Está interesante: Emprendedores LN: Bebés y niños, los mejores clientes de Eva&Jimmy Fotografías

La pandemia la reencontró con lo que le gusta hacer

El estar en pandemia, a Antonella le sirvió mucho, ya que la gente comenzó a tener más confianza en las compras online, lo cual le favoreció, ya que no cuenta con un local para mostrar los productos.

“La llegada de la pandemia fue lo que hizo que yo decidiera casi de manera obligatoria dedicarme enteramente a lo mío. Yo de verdad estaba feliz, no veía mi desvinculación como algo malo, sino como una oportunidad, ya hacía tiempo que sentía que mi vida pasaba en una oficina entre cuatro paredes ocho horas al día, lejos de mis hijos y, principalmente, haciendo algo que no me gustaba”, asintió.

Es por ello que instó y motivó a las personas a hacer lo que les gusta, apasione y amen de verdad, si bien puede que sea un camino quizás lento algunas veces, alegó que el mundo necesita de personas así.

“El mundo necesita de personas que de verdad amen lo que hacen, y yo les puedo asegurar que si le ponen corazón, pasión, sin hacerle daño a nadie, las puertas se van a ir abriendo y las personas indicadas van a ir llegando. De eso estoy más que segura”, precisó.

Dejanos tu comentario

22H

¿Qué acción debe tomar la justicia paraguaya ante la supuesta financiación de Chávez al Frente Guasu?

Click para votar