En una nueva entrega de emprendedores LN y de la mano del nuevo año que comenzó hace cinco días, arrancamos con una historia de arraigo y tradición de cien años, de un rubro que a la mayoría, si no es a todos, gusta y acompaña en su alimentación diaria, el de la panadería.

Es el caso de El Panadero, de la ciudad de Caacupé, que tuvo sus orígenes en una empresa familiar, ya que la primera panadería de la ciudad cordillerana, hoy ubicada en General Roa esquina Teniente Aquino, en el barrio Industrial, y emprendida desde hace cinco años por Julio Manuel Sanabria Ozuna (30), pero la pionera fue la bisabuela de éste, ña Lachi, allá por 1920, cuando se adentró al sabroso y tentador mundo de la panadería para el sustento de la familia.

Mire esta historia: Emprendedor LN: El chef de la mandioca se adaptó al modo COVID-19 y hoy abrió nuevo local

El Panadero ahora está ubicado en su antiguo local en General Roa esquina Teniente Aquino en el Barrio Industrial. Foto: Gentileza.

Lea también: Emprendedores LN: hacía tartas para sus amigos e impulsada por su familia creó “la cocina del deleite”

El emprendimiento consiste en la elaboración y producción de panificados, pero también es acompañado por los segmentos de confitería y rotisería en general, ya que cuando esta cuarta generación se adentró al rubro, tomó la posta, se actualizó y mecanizó para ser más competitivo y brindar un mejor servicio. Para ello, también está en las redes sociales como @el._panadero en Instagram y El Panadero en Facebook.

“Lo que hicimos fue afrontar el negocio familiar para responder a la demanda actual, adecuándonos con innovaciones constantes, con el firme propósito de seguir mejorando y brindando productos de calidad”, expresó Julio.

La primera panadería en Caacupé

En sus inicios fue la primera panadería de Caacupé, emprendida por ña Lachi de forma tradicional, quien junto con sus dos nietos abastecía con los panificados a toda la ciudad, y una vez fallecida la propulsora, ambos siguieron con el negocio ya bajo del nombre de Hermanos Sanabria hasta el 2015.

Fue en ese tiempo que Julio tuvo la visión de seguir el mismo camino que la bisabuela, ofreciendo productos tradicionales de calidad, y decidió abrir El Panadero, sumándose su padre con él, para recientemente volver al antiguo y conocido local de la panadería Hermanos Sanabria, hoy ya como El Panadero.

El Panadero busca mantener la tradición familiar con calidad en el rubro de la panadería. Foto: Gentileza.

“Hoy podemos decir que somos una panadería moderna, cuando arrancamos con esto hace cinco años, adquirimos maquinarias modernas, de calidad industrial, hornos eléctricos y todo lo necesario para ofrecer cantidad y, por sobre todo, mantener la calidad de una panadería tradicional, pero en formato actual”, explicó el emprendedor.

Pero para lograrlo, como emprendedor Julio sabía que era importante y crucial la actualización constante para seguir ofreciendo una diversificación que guste a los clientes, y por sobre todo mantener la calidad basada en la trayectoria de nada más que un siglo.

Apoyo familiar

Y para que El Panadero siga representando el arraigo de una tradición familiar y el gusto por el rubro, a más de sostenerse, Julio pudo hacerlo gracias al apoyo de familiares y amigos, la voluntad para el trabajo, la fe y confianza para poder seguir con el emprendimiento.

Hoy trabaja codo a codo con Elvira Elena la Rosas Noguera, quien es su compañera y madre de sus dos hijas, Giuliana Valentina Sanabria la Rosas y Giulia Martina Sanabria la Rosas, dedicándose exclusivamente a este rubro en lo laboral, a la par de cursar el segundo año de la carrera de administración de empresas.

Está interesante: Emprendedores LN: Granja Kim había cerrado por la pandemia y reabrió más firme

Julio Manuel Sanabria y familia llevan al frente desde hace cinco años el emprendimiento panadero, tradición de hace un siglo. Foto: Gentileza.

Así, El Panadero está dirigido a clientes exigentes que visitan el local diariamente, a más de extenderse la demanda en algunos distritos de Cordillera, para lo cual cuenta con personales capacitados para la elaboración de los productos, quienes reciben constantemente capacitación de profesionales idóneos.

Actualmente, la panadería emplea a 20 personas en total para abastecer la demanda, con una atención de 6:00 a 19:00, de lunes a sábados, y los días domingos de 7:00 a 12:00.

Productos

Los productos que se ofrecen son galletón, pan felipe, pan para sándwich, galleta criolla, galleta seca, prepizza, productos secos a la manteca, productos integrales, pan para hamburguesa, a más de innovar en panes para hamburguesa gourmet.

En la confitería, se realza por la aceptación de los productos, sobresaliendo la torta marmolada elaborada en forma artesanal por la casa. Mientras que en la rotisería cuentan con empanadas fritas, al horno, croquetas, sándwich de milanesa, sándwiches de verdura, pollo, jamón y queso, y la coxinha como especial de la casa.

Puede gustarle: Emprendedores LN: dos maestras, una amiga y pasión por la pastelería forjaron a “La hija de Vidi”

El Panadero innova desde productos integrales a panes para hamburguesa gourmet en colores y en forma de calabaza. Foto: Gentileza.

Sobrellevar una pandemia

Como a todos, la pandemia afectó bastante a El Panadero, dándose una baja muy importante en la línea gastronómica. No obstante, se manejó con nuevas estrategias en la promoción de nuevos productos como pan hamburguesa de colores, pan hamburguesa con moldes de calabaza, siendo pioneros en su elaboración, el cual fue muy aceptado por la clientela. Asimismo, fue implementado el servicio de delivery a domicilio sin costo, lo que ayudó suficiente.

Lo bueno del rubro es que se trata de un producto de primera necesidad, por lo que tanto como negocio y la clientela reaccionaron y se sumaron con responsabilidad al cumplimiento a cabalidad del protocolo sanitario, de modo de poder llegar a todos los clientes pese al confinamiento.

Pan Artesanal 😍 pedidos al 0981 451 656 para cualquier evento que tengas 👐

Posted by El Panadero on Friday, August 4, 2017

Puede interesarle: Emprendedores LN: Ángeles Cocina, reinvención ante golpes de la vida

Rubro cíclico y rentable

En ese sentido, Julio mencionó que se puede considerar al rubro como perspectiva cíclica, ya que la factibilidad se enfoca en un producto de primera necesidad, por lo cual la rentabilidad es el resultado de la oferta y la demanda.

Y como todo emprendedor, Julio quiso brindar su grano de arena con base en su experiencia, transmitiendo su entereza y principios para lograr emprender y que el negocio sea exitoso. “Todo emprendimiento debe basarse en principios y valores; fe, respeto, responsabilidad, confianza, saber hacer y sobre todo saber ser para llegar a la meta anhelada con éxitos”, subrayó.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar