La carrera mundial de las farmacéuticas, laboratorios y gobiernos de todo el mundo para la fabricación de vacunas contra el coronavirus terminó por generar una gran variedad de inoculantes. Algunas de tecnologías similares, productos del avance de la ciencia en tiempos modernos, mientras otras proponen nuevos esquemas de generación de anticuerpos.

En nuestro país no ha llegado una gran cantidad de dosis hasta el momento, pero sí una variedad importante. En ese contexto, surge la interrogativa sobra la eficacia de cada tipo de inoculante y en cuánto tiempo toma en generar la inmunidad que aclaman sus fabricantes.

Lea más: Adiós a Rafaella, aniversario de bodas, Máxima dio la nota y una reina al volante

La vacuna contra el COVID surge como un paso clave en la dura lucha contra una pandemia. Sin dudas, el mejor escudo de protección. Pero mientras se avanza casilleros, la propagación de nuevas cepas, como la delta, generan dudas sobre la inmunidad de las vacunas.

Los científicos revelaron que las razones tienen que ver con que el cuerpo puede tardar varias semanas en desarrollar la protección contra la enfermedad y las vacunas actuales necesitan dos dosis para alcanzar un alto grado de efectividad. Una y otra vez surgen las dudas sobre la eficacia de cada vacuna autorizada en el marco de una emergencia mundial derivada del virus SARS-CoV-2.

Sputnik V

Según publicación del diario Clarín de Argentina, la vacuna rusa Sputnik V, una de las apuestas argentinas para avanzar con el proceso de inmunización, protege contra todas las variantes conocidas del coronavirus, incluida la contagiosa delta, según aseguró su creador, Alexandre Guintsbourg, director del instituto Gamaleya.

Además, de acuerdo a un estudio sobre su respuesta inmune del que participaron 288 personas, indicó que el 94% mostró presencia de anticuerpos tras la primera dosis. Más en detalle, aclararon que el 96% de los menores de 60 años tienen anticuerpos 21 días después de recibir la primera aplicación. Y el porcentaje baja al 89% en los mayores.

Tras sumar además la dosis con el segundo componente de la Sputnik V, generan anticuerpos en el 100% de los vacunados, aseveró un estudio de la Plataforma de Estudios Serológicos de la Provincia de Buenos Aires. Los investigadores llegaron a esos números luego de tomar muestras de plasma de los voluntarios de personal de Salud antes de la vacunación, a los 21 días de la primera dosis y a los 21 días de la segunda.

Un trabajador de salud prepara una dosis de la vacuna Sputnik V contra COVID-19 para inocular a personas mayores de 65 años en San Lorenzo, Paraguay, el 21 de mayo de 2021. Foto: AFP.

Lea más: Superan meta al inmunizar a 93 mil personas en una jornada

AstraZeneca

La vacuna de Oxford-AstraZeneca posee una eficacia en personas que no hayan tenido COVID, y con una espera de unas 10 semanas entre dosis, se sitúa alrededor del 80%.

Concluyen que la mayor efectividad de la vacuna de AstraZeneca se alcanzaría a los 15 días de la segunda dosis; por tanto, entre las 10-12 semanas de espera entre la primera y la segunda, más los 15 días, la inmunidad con AstraZeneca se alcanzaría en torno a los 110 días desde el arranque.

La vacuna de AstraZeneca fue aprobada por el Cotenai para su uso en personas mayores de 50 años. Foto: AFP.

Sinopharm

Los reportes presentados por el laboratorio de la vacuna china de Sinopharm fue lo que hizo que muchas personas pusieran en duda los beneficios de la vacuna.

Le enseñaron a la comisión asesora en inmunizaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que brinda una protección del 65% en personas menores de 60 para evitar cuadros graves y complicaciones derivados del coronavirus. A su vez, los resultados preliminares de la Fase III indicaron que brinda una protección del 79,34% desde los 14 días después de haber recibido la segunda dosis.

El Corporación Grupo Farmacéutico Nacional Chino, conocida como Sinopharm, es una empresa estatal china. Foto: Archivo.

Lea también: Ruegan registrarse y evitar selfies ante demoras excesivas en el megavacunatorio

Pfizer

Los laboratorios de Pfizer y BioNTech acaban de anunciar que iniciarán oficialmente los trámites ante las entidades regulatorias de Estados Unidos y Europa, para lograr la autorización de una tercera dosis de la vacuna contra el COVID-19, ante una aparente disminución de la inmunidad frente a la variante delta.

De todos modos, se sabe que esta vacuna es la más rápida en alcanzar la inmunidad tras recibir la segunda dosis, a los 21 días de la primera. Por tanto, tras los 21 días que debe haber entre la primera y la segunda dosis habrá que esperar otros siete para alcanzar la inmunidad completa: 28 días en total. La eficacia señalada en este plazo alcanza el 94,6%.

El grupo farmacéutico estadounidense desarrolló el biológico anti-COVID-19 en alianza con la compañía alemana BioNTech. Foto: Archivo.

Moderna

En el caso de quienes recibieron la vacuna estadounidense de Moderna (tanto con o sin evidencia de contagio previo de COVID) la inmunidad se alcanzaría a partir de los 14 días después de la segunda dosis.

Justamente esta inmunidad llegaría al 93,6% y entre la primera y la segunda dosis el intervalo recomendado es de 28 días. Por caso, recién a los 42 días de la primera dosis la persona estaría inmunizada. De todos modos, como en otros casos, estudios demostraron que después de la primera dosis ya ofrece una elevada protección.

La vacuna de ARN, llamada mRNA-1273, del laboratorio estadounidense Moderna. Foto: AFP.

Janssen, de Johnson & Johnson

La vacuna de Janssen que ofrece Johnson & Johnson contra el coronavirus es la única de todas que se presenta como monodosis. A partir de 14 días de la única aplicación en participantes sin evidencia de infección previa se observó una eficacia del 66,9%. Los estudios también remarcaron que fue del 82,4% en personas de 65 años o más y del 100% si se habla de 75 años para arriba. Mientras que en personas de 18 a 64 años, solo del 64,2%.

La eficacia frente a enfermedad grave por COVID-19 fue del 76,7% a los 14 días de la vacunación y del 85,4% a los 28 días. Más allá de las expectativas generadas en cada caso, quedó demostrado en este tiempo de pandemia que las certezas de hoy pueden convertirse en dudas mañana.

Por eso las investigaciones científicas no se detienen, las nuevas cepas ponen a prueba a los laboratorios en cuanto a la eficacia y período de inmunidad. Reacciones inmunológicas que puede proteger durante años contra el COVID son las grandes esperanzas, aunque ya hay quienes apuestan la necesidad en algunos casos de una tercera dosis de refuerzo.

La vacuna de Janssen que ofrece Johnson & Johnson, de una sola dosis, será negociada próximamente por el ministro de Salud en un viaje a Estados Unidos. Foto: AFP.

Nota relacionada: Director del Ineram pide no relajarse porque la pandemia todavía no termina

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar