“Lo que es seguro es que ha jugado con sus propias reglas”, criticó Stefanos Tsitsipas, 4º del mundo. “Eso exige mucho arrojo y pone en peligro todo el torneo... No creo que haya muchos tenistas que hubiesen hecho lo mismo”, añadió el tenista griego.

“Yo he elegido venir acá (siguiendo las reglas sanitarias) y estar preparado para lo siguiente, sin tener que pensar en nada más. Novak ha elegido otra cosa. Eso no quiere decir forzosamente que mi manera de actuar sea la buena y la suya la mala, es solo la percepción de cada uno”, insistió el número 4 del mundo, que jugará el Open Australia, que comienza el próximo lunes.

Lea más: Pablo Alborno y “En algún lugar”

El griego, que perdió contra Djokovic en la última final de Roland Garros, en su primera Grand Slam, indicó que casi todos los jugadores presentes en Melbourne están vacunados. Los otros “han elegido seguir su propio camino, lo que hace pasar por idiotas a la mayoría”, criticó.

Llegado a Melbourne la semana pasada con una exención médica, por haber resultado positivo al COVID supuestamente el pasado 16 de diciembre, el serbio Novak Djokovic vio rechazado su visa de entrada por las autoridades australianas y recluido en un centro de migrantes antes de ser liberado por un juez días después.

Lea más: La guarania también tuvo sus detractores

El gobierno australiano decidió este viernes volver a anular el visado del tenista serbio, argumentando motivos de “salud y orden público”, en palabras del ministro de Inmigración, Alex Hawk. Aunque Djokovic no será expulsado hasta que se examine su recurso, la situación sigue siendo muy tensa.

El gobierno quiere que el serbio vuelva a ser detenido el sábado, tras una entrevista con las autoridades migratorias, y que sólo pueda salir para asistir, en la oficina de sus abogados y bajo vigilancia policial, a las audiencias en línea de la justicia, explicó el abogado de las autoridades Stephen Lloyd.

Fuente: AFP.

Dejanos tu comentario