El senador Jorge Querey, en su carácter de médico de cabe­cera del ex presidente Fer­nando Lugo, dijo que el líder del Frente Guasu continúa estable, pero con la asistencia de un respirador y soportes de sedaciones al cumplirse en la fecha una semana de per­manecer en terapia intensiva tras ser sacado de urgencias en silla de ruedas del Con­greso Nacional.

Lugo, de 71 años, había sufrido un accidente cerebrovascu­lar de tipo isquémico y fue sometido a una intervención quirúrgica compleja tras la detección de un sangrado en el cerebro. Querey comentó que el legislador presentó ayer en horas de la tarde un san­grado en la zona de la faringe que obligó a realizar una tra­queotomía para proteger las vías respiratorias.

“El martes habíamos deci­dido iniciar el proceso de la retirada de medicamentos y los soportes, en general está muy bien, pero dos cir­cunstancias pueden hacer­nos retroceder. Una es que no tolere la retirada porque genera un alto nivel de estrés en los pacientes y la otra situa­ción son los eventos o compli­caciones innumerables de los problemas que puedan sur­gir”, indicó mediante una entrevista con el canal NPY.

Al respecto, el parlamentario refirió que todos los procedimientos médicos a los que es sometido Lugo lamentable­mente son complejos. “Antes de esa complicación su tole­rancia era muy buena, incluso estaba respirando bastante bien, por su cuenta y el res­pirador solo apoyándolo”, detalló.

Finalmente, comentó que el equipo médico realizará de vuelta una evaluación den­tro de un plazo de 24 a 48 horas para determinar el camino a seguir. “Está muy estable, pero de todas mane­ras es un paciente crítico”, puntualizó.

Dejanos tu comentario