Primera compra de las 10 que había anunciado hace un par de meses el director Julio Fernández, para mejorar el control de contenedores, evade requisitos que son cuestionados en llamado a licitación estimado en G. 73.419 millones.

El director de la Dirección Nacio­nal de Aduanas (DNA), Julio Fernández, había adelantado la com­pra de escáneres para la mejora en el control, pero al parecer el control es uno de los primeros vulnerados en esta iniciativa.

Saltan cuestionamien­tos de direccionamiento en un primer llamado a licitación de los 10 escá­neres que tiene pensado adquirir la institución, según el anuncio que había realizado el direc­tor Fernández.

El primer llamado, que data de agosto pasado y que ya fue suspendido por algu­nas irregularidades, tiene fecha límite el próximo 19 de octubre para la pre­sentación de las propues­tas. Tiene un monto esti­mado de G. 73.419 millones, según el portal de la Direc­ción Nacional de Contrata­ciones Públicas.

Además de consultas públi­cas aparecen protestas dentro del llamado que al parecer está prácticamente direccionado, mediante suspicaces retoques en el Pliego de Bases y Condicio­nes (PBC), modificado en tres ocasiones.

La última versión del PBC se desentiende de reco­mendaciones básicas de la Organización Mundial de Aduanas (OMA).

Una lectura del PBC final y las pautas del producto recomendado por la OMA pudimos ver que la flexi­bilización puede significar un equipamiento de menor rendimiento. Se pueden visualizar retoques en el sistema de radiografía que guarda relación con la cali­dad de la imagen, sensibili­dad al contraste, otras pau­tas de detecciones, etc.

La primera versión del PBC era calcada a las pautas establecidas por la OMA para la adquisi­ción del equipo, lo raro es que se fueron cambiando hasta alejar requerimien­tos recomendados por la organización.

Entre las protestas tam­bién se puede observar la presión de exigencias para el representante, no precisamente para el fabricante. La experien­cia impuesta con instala­ción de equipos similares otorga amplia ventaja a proveedores que vienen facturando millones a Aduanas.

Fernández habla de un fortalecimiento en el control, por la vulnera­bilidad en nuestras fron­teras, pero al parecer en su propia administra­ción sufre la debilidad del control y la rigurosi­dad. Un primer proceso de compra de estos equi­pos que pudieran ser alia­dos estratégicos para el combate de la evasión y la mejora en la vigilancia del comercio.

Dejanos tu comentario