De acuerdo a informaciones que se desprenden de la investigación del asesinato a tiros del fiscal Marcelo Pecci, perpetrado el 10 de mayo pasado en Colombia, y de las que se hacen eco medios de prensa de ese país, los sicarios que perpetraron el atentado comenzaron a idear el ataque ya en abril pasado durante unas reuniones que mantuvieron con presuntos emisarios paraguayos que los habrían contratado.

Las publicaciones no descartan además que la muerte del agente del Ministerio Público podría tener como trasfondo los procedimientos realizados por la Fiscalía en el marco del megaoperativo “A Ultranza Py”, con el que se logró desmantelar una red de tráfico internacional de cocaína a gran escala y fueron arrestadas varias personas, algunas de ellas presuntamente vinculadas a altas autoridades del actual gobierno e incluso, supuestamente, allegadas al vicepresidente de la República y precandidato presidencial, Hugo Velázquez.

Las autoridades colombianas arrestaron el viernes último a los presuntos autores materiales del ataque que sufrió Pecci cuando se encontraba disfrutando del último día de sus vacaciones de luna de miel junto a su esposa en una playa de la isla de Barú, a las afueras de la ciudad de Cartagena de Indias. Los ejecutores del plan habrían recibido medio millón de dólares para perpetrar el crimen.

Nota relacionada: Crimen de Pecci: fuente humana dio toda la información para empezar a armar el caso

De acuerdo a las investigaciones, la banda criminal estaba compuesta por cinco personas, entre ellas un venezolano de 31 años, quien habría disparado a quemarropa los tres tiros con una pistola 9 milímetros. Además, una mamá y su hijo que actuaron como informantes y encargados de seguir en todo momento los pasos del fiscal y su esposa. Otro más manejaba la moto acuática con la que llegaron hasta el lugar donde se encontraba el funcionario paraguayo y el último, que sería el jefe y el encargado de conducir el automóvil en el que escaparon del lugar, según informó Semana de Colombia en su sitio en internet.

Fiscal Marcelo Pecci. Foto: Archivo.

Reuniones previas

La mencionada fuente periodística reseñó que ya a finales de abril pasado los autores del hecho se reunieron al menos en tres ocasiones con los supuestos emisarios paraguayos en las ciudades colombianas de Envigado y Medellín para organizar el crimen. Presuntamente, esos enviados les habían dicho que Pecci era un empresario paraguayo, por lo que desconocían que se trataba de un fiscal de la Unidad contra el Crimen Organizado que tenía a su cargo investigaciones de gran envergadura vinculadas al narcotráfico, mafias, lavado de activos, terrorismo y el crimen trasnacional.

“Los emisarios que venían desde Paraguay los contrataron mediante un enlace del oscuro mundo de la criminalidad” en Medellín, capital del departamento de Antioquia, precisó Semana, que detalló que los reclutados recibieron el 5 de mayo pasado las últimas informaciones sobre la pareja antes de trasladarse a Cartagena de Indias para ejecutar el plan.

Lea más: César Rossel y Jorge Bogarín asumieron como ministros del TSJE

Llegada, atentado y fuga

Ya en Cartagena y siempre de acuerdo a la misma fuente, los primeros en arribar habrían sido el autor de los disparos junto a otro miembro de la banda, quienes se instalaron en un modesto hotel del sector de El Laguito y, un día después, también llegaron la madre y su hijo y se hospedaron en otro hotel y en una zona diferente, donde permanecieron del 7 al 9 de mayo para luego registrarse en el hotel Decameron de Barú, donde se encontraba alojada la pareja paraguaya. También en esos días llegó el quinto miembro del grupo, quien alquiló el vehículo con el que se realizó la fuga.

“La mamá y el hijo se mostraban como turistas y se dieron a la tarea de seguir mañana, tarde y noche a la pareja de enamorados. Así fueron quedando sus rastros, sin que ellos sospecharan, en las imágenes de video. Sabían que el 10 de mayo era el día D, la clave que usaban entre ellos para ejecutar su plan siniestro. Tenían claro que ese día el fiscal Pecci y su esposa terminarían las vacaciones y volverían a Paraguay”, mencionó la fuente.

Los que actuaron de informantes se registraron como una familia normal entre los días 9 y 10 de mayo en el hotel donde se encontraban Pecci y su esposa, para no perderlos de vista y confirmar los detalles y descripciones, incluso del modo en que vestían y el lugar exacto donde se encontraban para evitar errores y que el sicario y su acompañante pudieran concretar con precisión el encargo. Tras asesinar al fiscal, tres miembros de la banda huyeron en el automóvil rentado, mientras que la madre y el hijo abordaron un autobús para abandonar la zona del atentado.

Las investigaciones del asesinato del agente fiscal son llevadas a cabo conjuntamente por los organismos de seguridad de Colombia y Paraguay con el apoyo de Estados Unidos. Foto: AFP.

Pruebas

La investigación incluyó un trabajo conjunto entre las autoridades de seguridad de Colombia y Paraguay con el apoyo de Estados Unidos. Esas tareas, que devinieron en la detención de los presuntos autores materiales, el viernes último en Medellín, se centraron en el análisis exhaustivo de las imágenes de vídeo de cámaras de seguridad, registros de unas ochenta llamadas telefónicas y varios documentos como las facturas de los gastos en los hoteles que habían realizado los contratados. Hasta el momento no se encontró el arma homicida y las pesquisas apuntan ahora hacia los autores morales de ese crimen que tuvo una gran repercusión a nivel internacional.

“Al mejor estilo de los asesinos a sueldo, a los autores del crimen del fiscal antimafia paraguayo Marcelo Pecci sus excesos los dejaron al descubierto. Se dedicaron a la rumba, a comprar joyas, ropa de marca y otros artículos de valor que llamaron la atención por donde vivían y de las autoridades, que ya les seguían los pasos. Y no era para menos, la banda de sicarios que fue contratada para cometer el homicidio habría recibido como pago medio millón de dólares”, destacó “Semana” en su sitio en internet.

Lea además: Oficialismo quiere utilizar estructura de la gobernación para las elecciones, dice Vera

Dejanos tu comentario