Los criminales de la Agrupación Campesina Armada-Ejército del Pueblo (ACA-EP), abatidos en la fecha tras un enfrentamiento con la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC), serían los mismos imputados por el Ministerio Público y con orden de captura por el secuestro y asesinato del joven Jorge Ríos Barreto, registrado el 28 de junio de este año, en la localidad de Sargento José Félix López, ex Puentesiño.

El enfrentamiento de esta tarde se registró en la zona de Paso Bravo, ex Puentesiño, y dejó un total de 4 abatidos, quienes serían Feliciano Bernal Maíz, Hugo Vicente Bernal, Laubrindo Balbuena Mariz y Elisandro Balbuena Mariz, actuales miembros del grupo armado.

Los criminales fueron imputados por los hechos punibles de terrorismo, asociación terrorista, privación de libertad, extorsión y extorsión agravada, todos ellos bajo la calidad de autores. El caso del crimen de Ríos Barreto se encuentra a cargo de los agentes fiscales Federico Delfino, Alicia Sapriza, Marcelo Pecci y Lorenzo Lezcano, de la Unidad Especializada Antisecuestro y Antiterrorismo.

Los presuntos criminales del ACA-EP, abatidos en la fecha por la FTC. Foto: Gentileza.

Lea también: ACA-EP recibirá un duro golpe si se confirma lista de abatidos, dijo Giuzzio

Antecedentes

El pasado 28 de junio, a las 20:00, los criminales ingresaron de forma violenta hasta la estancia Dos Hermanos, localizada en Sargento José Félix López, departamento de Concepción, donde se encontraba el joven Ríos Barreto, junto con familiares y empleados del establecimiento.

Ingresaron vestidos con uniformes militares tipo camuflado y también portando armas largas y de grueso calibre redujeron en forma violenta a todas las personas que se encontraban en el lugar.

Posteriormente y tras identificarse como miembros del grupo terrorista ACA-EP, el presunto líder Feliciano Bernal Maíz habría consultado a todas las personas que se encontraban allí quién era el hijo del dueño de la estancia.

Ante la consulta de los criminales, Ríos Barreto había respondido que era él, por lo cual le habrían ordenado que juntara algunas ropas y una bota de lluvia. Luego dejaron una nota dirigida a sus familiares, exigiendo US$ 200.000 en concepto de rescate con vida de la víctima, junto con otras exigencias, entre ellas el lugar en donde se debía concretar el pago.

Al día siguiente, los miembros del ACA-EP junto con el joven, habrían cruzado el río Apa, dirigiéndose a un asentamiento rural denominado Caracol, del municipio de Bela Vista del Estado de Mato Grosso do Sul, en Brasil, donde establecieron el lugar del cautiverio de Ríos Barreto, en un sitio boscoso.

La prueba de vida que fue remitida a los familiares de Jorge Ríos Barreto, por parte de los criminales. Foto: Archivo.

Mientras que el 30 de junio, en horas de la tarde, los secuestradores se habrían comunicado con la madre de la víctima y mediante un mensaje de voz se logró determinar que la voz correspondía al adolescente, quien mencionó que debía entregarse la suma requerida para su liberación.

Posteriormente, los criminales le habrían enviado una fotografía de la víctima como prueba de vida. Finalmente el 3 de julio del presente año, durante el horario de la tarde, se encontró el cuerpo Ríos Barreto, quien falleció en manos de sus captores tras recibir disparos de arma de fuego.

Te puede interesar: Mano a mano con Luis Ramírez: “Queremos convertir a Pilar en una ciudad sustentable”

Dejanos tu comentario