Nuevamente el presidente Mario Abdo Benítez se ganó un espacio en la sección de político de la semana del diario La Nación. Esta vez la atención hacia el jefe de Estado no se centra en las constantes críticas hacia su gestión o las pifiadas que suele cometer y se vuelven tendencias en las redes sociales.

En esta oportunidad es por contar, como popularmente se suele expresar, con “un santo aparte” tras dar por tercera vez negativo al COVID-19, al tener en dichas ocasiones contacto estrecho con ministros y funcionarios del Ejecutivo que contrajeron el letal virus.

Abdo Benítez se vio obligado a suspender el pasado martes, durante el horario de la tarde, sus actividades y cumplir aislamiento en la sede de Mburuvicha Róga, tal como establece el protocolo sanitario, para evitar de esa manera la propagación de la enfermedad, que hasta la fecha dejó 11.294 muertos.

En el mismo día durante el transcurso de la mañana el jefe de Estado realizó su jornada de gobierno en la localidad de Yabebyry, Misiones, inaugurando en ese entonces obras, siendo esa su última actividad oficial. En esta ocasión se mantuvo un hermetismo total en cuanto a quién sería la persona cercana con el virus, solo la comunicación de que Abdo Benítez guardaría cuarentena surgió extraoficialmente de las fuentes ejecutivas.

Lea también: En su cierre de campaña, Nenecho apuntó a derrotar al modelo dañino

Otros casos en los cuales logró zafar el mandatario

El pasado enero desde la Presidencia se anunciaba que Abdo Benítez suspendía todas sus actividades hasta tanto no cuente con un resultado de COVID-19; en esa oportunidad, mantuvo contacto con el segundo del Ejecutivo, Hugo Velázquez, quien había dado positivo al virus.

Posteriormente, en mayo nuevamente fue puesto en aislamiento preventivo luego de que ministros y sus colaboradores de la Presidencia de la República hayan dado positivo a la letal enfermedad, tal fue el caso del ministro de Salud, Julio Borba; el ministro de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC), Arnoldo Wiens; así como su secretario privado en materia comunicacional Gilmer Moreira y Roque Sotelo.

El hecho incluso se prestó para que algunos ciudadanos que frecuentemente usan las redes sociales realizaran comentarios jocosos como, por ejemplo: “Ni el COVID le quiere a este, varias veces ya le rozó”; “Negativo el resultado igual a su gestión”, “No hay nada positivo luego en él, no hay sorpresa ahí”, “No dudamos que este ya se vacunó apenas llegaron las vacunas, “COVID inútil”, entre otros.

Te puede interesar: El informe presentado por la EBY está incompleto, denuncia diputada

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar