En el Centro Educativo Arambé, en la ciudad de Luque, tuvo lugar ayer un encuentro con representantes de empresas privadas quienes se interiorizaron sobre los resultados del plan piloto de Hippy Paraguay, un programa educativo enfocado en la preparación de los padres para que puedan ayudar a sus hijos en sus estudios. El objetivo es encontrar apoyo en el sector empresarial para el desarrollo de esta iniciativa a nivel país.

Según detallaron los impulsores, se trata de una plataforma internacional de educación gratuita basada en visitas domiciliarias, donde tutores forman a los padres de familia para constituirse en los principales educadores de sus hijos en el hogar, brindándoles herramientas y potenciando sus habilidades.

Este proyecto de Instrucción en el Hogar para Padres y Madres de Niños en Edad Preescolar (Hippy, por sus siglas en inglés) trabaja con niños en edad preescolar teniendo en cuenta que en los primeros años se construyen los cimientos para los futuros aprendizajes. En efecto, este innovador sistema educativo va dirigido a familias con niños de entre 2 y 5 años. El programa, que nació en Israel hace 50 años, está instalado en 15 de países del mundo y a Paraguay llegó de la mano de la Fundación Ramón T. Cartes, en alianza con HC Innovations y la Universidad Hebrea de Jerusalén, con el objetivo de contribuir con la educación en nuestro país.

AUSPICIOSOS RESULTADOS

El plan piloto se desarrolló en Arambé y los resultados fueron muy auspiciosos y alentadores, según manifestaron las autoridades de la institución. Laura Duarte, directora general de Hippy Paraguay, destacó que muchos padres se mostraron muy agradecidos por la oportunidad de ser formados, teniendo en cuenta que muchos de ellos no tienen un nivel de estudio avanzado y Hippy les brindó una herramienta muy valiosa para acompañar a sus hijos en su proceso educativo.

En el 2020 se realizó una experiencia piloto en el Centro Educativo Arambé con 30 familias que formaban parte de la institución y 4 familias del Chaco. Entre tanto, el año pasado, el programa arrancó con familias de niños de 2 años de edad; el desafío fue 10 veces más grande, apostando a 324 familias en Luque, Chaco, Paraguarí, Cambyretá y Lambaré.

El mínimo de participación requerido por el programa es de 30 alumnos de dos años, ya que se busca dejar capacidad instalada en las casas de las familias paraguayas y empezar la estimulación lo antes posible. Según explicaron, existe evidencia de que cuanto más pequeños se comienza, mayor es el impacto. En efecto, el programa tiene el objetivo de cubrir áreas de alfabetización, lenguaje, matemáticas, ciencias y motricidad en niños de 2 a 5 años; además, no solo prepara a los chicos para su escolarización, sino que también está enfocado en valores para la vida. La implementación de Hippy es el segundo proyecto educativo de la Fundación Ramón T. Cartes y tiene la intención de extenderse a otras instituciones de la ciudad de Luque y luego de un fortalecimiento, estar abiertos a nivel nacional.

Los invitados, varios representantes de empresas, fueron informados del proyecto. (foto: Eduardo Velázquez)

Dejanos tu comentario