El viernes se dio a cono­cer la triste noticia de que una pequeña de solo cuatro años fue asesi­nada por su propia madre. Hasta el momento se desco­noce el motivo exacto de la decisión tomada por la mujer, que trató de quitarse la vida.

El hecho se produjo en una vivienda de la ciudad de Capiatá, donde la mujer y su hija residían como cuidado­ras. El trágico escenario fue encontrado por el dueño de la vivienda que llegó ya entrada la noche y reportó el caso a la Policía.

La fiscala interviniente, Carolina Martínez, mani­festó que según el reporte del forense, la víctima pre­senta una herida en el cuello y que habría fallecido desan­grada por un shock hipovolé­mico. “Tras la inspección del médico forense, se constató que presenta una herida cor­tante en el cuello de 5x4 apro­ximadamente y que murió desangrada, con bastante sufrimiento”, expresó.

Afirmó que la mujer fue iden­tificada como Angélica Eliza­beth Rivas, de 27 años, quien trató de quitarse la vida con­sumiendo soda cáustica tras consumar el hecho y que fue encontrada con vida y trasla­dada hasta el hospital.

Aseguró que tras su recupe­ración, la misma sería impu­tada por homicidio doloso agravado por tratarse de la madre de la niña. Asimismo, se inicia el proceso de investi­gación para la corroboración del hecho. “Ahora mismo no podemos definir los motivos del hecho que le llevaron a tomar tan terrible decisión”, aclaró la agente del Ministe­rio Público.

Según el comisario Primo Montiel, de la Comisa­ría 59ª de Central, la mujer era la encargada de cuidar la vivienda que se encuen­tra ubicada en la compañía Toledo Cañada, en el límite entre San Lorenzo y Capiatá.

De acuerdo al informe poli­cial, la niña era de naciona­lidad sudafricana y la mujer dejó una nota en la que pide disculpas por los hechos cometidos. La joven fue deri­vada hasta el Hospital de Trauma, donde se encuentra en estado de observación.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar