“Proponemos que se den clases de 50 minutos, con recreos de 10 minutos, atendiendo a la tabla de atención-edad propuesta por los especialistas”, dijo Miguel Ángel Gaspar, director de la ONG Paraguay Ciberseguro.

Lo propuso señalando que se detectó que los niños tienen clases digitales en tandas de casi 2 horas. “Esto está muy mal. No se puede hacer un proceso digital igual de largo que las clases presenciales, generando un estrés innecesario y que, luego de un recreo largo, se vuelve a repetir.

Las sociedades de pediatría calculan que un alumno, como máximo, se concentra de 3 a 5 minutos por año de edad. Esto significa que la clase online debería estar preparada para que tuviese una duración adaptada a la edad del alumnado (el tiempo máximo de concentración de una persona adulta es de 45 minutos).

El especialista señaló que durante el año de pandemia, en el Ministerio de Educación y Ciencias (MEC) no se realizó “un trabajo integral sobre la reestructuración de la grilla curricular, del contenido académico; entonces, las escuelas y colegios están manteniendo entre 12 y 18 materias para niños de 6 a 17 años. Accedimos a calendarios de clases donde hay días que los alumnos tienen 5 o 6 materias, lo cual es pedagógicamente irresponsable, poco efectivo, escasamente eficaz y genera animadversión escolar del alumnado y los padres”, agregó.

Pidió entonces hacer foco en las materias que “van a permitir un desenvolvimiento autodidacta de los alumnos, una mejora en su comprensión lectora y en su capacidad de resolver problemas reales”.

Gaspar especificó que “sería muy interesante que se dé espacio a las facultades y a la comunidad técnica para que se diseñen procesos de Gamification (Gamificación), esto es, plataformas donde se pueda aprender jugando y obviar clases aburridas donde solo se lleva a internet el hastío presencial diario”, apuntó.

Pidió también que se trabaje en el “acceso a internet de calidad, y mientras tanto seleccione herramientas seguras para las clases digitales o disponibilice mecanismos legales y técnicos para proteger la privacidad y la intimidad de la comunidad escolar. El acceso gratuito a internet para las páginas del ministerio tampoco es una realidad porque muchas veces los enlaces de las clases llevan a videos, por ejemplo, cuya visualización y descarga generan costos altísimos. Se puede hacer tranquilamente un censo escolar y negociar la gratuidad del acceso a internet para fines académicos”, mencionó.

PRIVADOS INSISTEN CON DAR CLASES

“No es serio plantear la suspensión de la educación”, opinó el representante de la Asociación de Colegios Privados, Luis Ramírez, manifestando que las familias tienen la opción de optar por dos modalidades de clases para los niños, la virtual y la híbrida. Destacó que los protocolos son seguros y no se les puede negar a los niños el derecho a la educación. “No hay clases presenciales, hay virtual e híbrida. El tema del híbrido significa que hay algunos días y con muy pocas horas, donde los chicos van en modo presencial, que tiene un efecto muy importante en el desarrollo emocional y social de los chicos”, explicó Ramírez en comunicación con Universo 970 AM. Sostuvo que no se entiende la finalidad de un amparo presentado para suspender durante todo el año las clases híbridas ya que es una opción que tienen las familias de elegir el sistema que mejor les convenga. Destacó que el gremio hizo todo lo posible para adaptarse a los protocolos establecidos por el Ministerio de Salud e insistió en que los colegios no son focos de contagio con el covid-19.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar