Con un arco de agua, los bomberos de la Unidad de Rescate y Extinción de Capiatá (URECC) dieron la bienvenida al avión que transportó las urnas con las reliquias de nuestra beata María Felicia de Jesús Sacramentado, más conocida como Chiquitunga.

El Boeing 787-9 Dreamliner Air Europa, proveniente de España, arribó al Aeropuerto Internacional Silvio Pettirossi minutos antes de las 5:00 de este martes 21 de setiembre. El mismo trajo los restos de Chiquitunga que están en dos urnas de plata, luego de que el 26 de marzo del 2018, las reliquias de la beata paraguaya hayan sido llevadas hasta el Vaticano para su estudio y conservación como protocolo para su reconocimiento.

Las mismas fueron enviadas a Italia para un tratamiento de conservación y para cambiar la urna por una nueva que tuviera las condiciones requeridas por los profesionales encargados de dicho tratamiento, pero debido a la pandemia, el regreso de las reliquias se dio finalmente tres años después.

La llegada fue todo un acontecimiento para los fieles católicos y devotos de Chiquitunga. Durante el traslado de las reliquias hasta el lugar de la celebración, el coro de Limpio cantó “Chiquitunga del Paraguay”, así como también formaron parte del momento especial el cantante Pablo Benegas y otros artistas.

Una ceremonia eucarística se llevó a cabo en el estacionamiento del Aeropuerto Internacional Silvio Pettorossi tras el arribo de las reliquias de Chiquitunga. Foto: Jorge Romero.

Al momento de la llegada de las reliquias al lugar de celebración, recibieron las urnas los monseñores Edmundo Valenzuela y Adalberto Martínez, quienes realizaron una ofrenda floral.

La celebración eucarística estuvo presidida por el obispo de Villarrica, monseñor Martínez, y concelebrada por el arzobispo metropolitano monseñor Edmundo Valenzuela.

Leer más: “La vida de Chiquitunga es un testimonio transparente de una vocación de amor”, dice Obispo

De blanco y emocionada

En primera fila y vestida de blanco estuvo Mireya Guggiari, una de las hermanas de Chiquitunga, quien con lágrimas en los ojos y una evidente emoción a flor de piel contó a La Nación que esperó ansiosa el día de la llegada de las reliquias de la beata y que representa una ocasión muy especial para la familia.

“Anoche ya no pude dormir de la emoción, este momento me genera todo lo que se puedan imaginar, no tengo palabras, estoy muy feliz”, agregó. Mireya se acercó hasta las urnas que contienen las reliquias de la beata María Felicia y las acarició.

Mireya Guggiari es una de las hermanas de Chiquitunga y estuvo muy emocionada durante la llegada de las reliquias. Foto: Pánfilo Leguizamón.

Mensaje a los jóvenes

Las reliquias vuelven al Paraguay en providencial coincidencia con el Día de la Juventud y de la Primavera. Con esta feliz coincidencia, Chiquitunga entrega un mensaje especial a los jóvenes, sostuvo el obispo.

“Ella, joven mujer, que ha encontrado la perla preciosa, a Jesús, desea que otros muchos jóvenes hagan suya esta experiencia que ha cambiado y orientado toda su existencia, vivir desde la vocación de cada uno un profundo encuentro con Jesús y así no escatimaba esfuerzos, energías y se llenaba de alegría y satisfacción cuando desde su posición de líder de la acción católica realizaba actividades en donde los protagonistas principales eran los jóvenes”, destacó.

Leer también: En caravana de alegría y fe, devotos acompañan reliquias hasta el convento de las Carmelitas

Invitación a la juventud

“Jóvenes, les animamos a cuidar su vida espiritual a fin de pasar del individualismo hedonista y consumista a una espiritualidad de comunión y de total donación al estilo de Jesús. El ejemplo Chiquitunga es una invitación a todos, pero en especial a los jóvenes, al compromiso social y político con el bien común del país”, refirió.

En este sentido, recordó además las palabras del papa Francisco cuando exhortó a los jóvenes a no balconear la vida, a armar lío y a trabajar con decisión y coraje por los cambios que se necesitan para construir una sociedad más justa, más humana y más cristiana.

“Llamamos a todos los jóvenes a ser protagonistas de este tiempo, queremos jóvenes valientes que entren en la cancha y jueguen limpio, dándolo todo por un país mejor, jóvenes que no se queden callados ante las injusticias, que no sean cómplices de las irregularidades, que expresen lo que les inquieta y afecta, que participen activa y permanentemente de los espacios que la ley nos garantiza sirviendo a la patria y a su comunidad”, remarcó el monseñor Martínez.

Así también, invitó a trabajar por una cultura de la vida y del respeto a la dignidad humana. “Sean celosos defensores de la vida y de la familia. Luchen por una sociedad más justa y fraterna; sean ciudadanos de bien y cristianos comprometidos con la paz. Digan no a todo tipo de violencia y cuiden de los más débiles, los niños, las mujeres, los ancianos”, enfatizó.

Finalmente, exhortaron a todos los paraguayos a promover la cultura del encuentro, del diálogo, del consenso, que permita trabajar en comunión por el bien común de nuestro país para el logro de la paz social y del desarrollo humano integral.

Te puede interesar: Chiquitunga llegó a su casa: las reliquias de la beata descansan en el monasterio de las Carmelitas

Caravana hasta el monasterio

Posterior a la celebración eucarística en la terminal aérea, la caravana de fieles se dirigió al monasterio de las Carmelitas Descalzas y por el camino, hasta llegar a destino, los fieles salían a saludar el paso de Chiquitunga. Ya para las 8:30, bombas y la banda de la Policía Nacional anunciaban la llegada de la caravana.

Del mismo modo, la banda militar de la Armada Paraguaya daba la bienvenida a las urnas con las reliquias de Chiquitunga al ingresar al monasterio. Igualmente, los presentes se hicieron sentir con aplausos, lluvia de flores y gritos de alabanza a la primera beata paraguaya. Las reliquias de María Felicia de Jesús Sacramentado descansan en el altar de las Carmelitas Descalzas.

Un gran despliegue se tuvo durante la caravana y llegada de las urnas con las reliquias de la primera beata paraguaya. Foto: Nadia Monges.

Cabe recordar que desde Italia llegaron dos urnas que contienen las reliquias de María Felicia de Jesús Sacramentado, una de mayor tamaño y la otra más pequeña. La de mayor tamaño quedará en el monasterio de las Carmelitas para la veneración de sus devotos y la más pequeña será una urna peregrina que recorrerá a nivel nacional, tal y como lo decía en sus cartas la beata Chiquitunga como un sueño.

Anunciaron además que desde mañana y hasta el 28 de setiembre se realizarán 2 misas por día en el monasterio. Una a las 6:30 y la otra a las 18:30, todos los días hasta finales de este mes.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar