El COVID-19 también azota con todas sus fuerzas a las filas de la Policía Nacional y mantiene colapsado al Hospital Policial Rigoberto Caballero, donde unos 40 uniformados luchan por sus vidas en unidades de terapia intensiva (UTI). A raíz de los contagios, la cantidad de agentes para el servicio se ve afectada seriamente.

Esta situación fue expuesta por la comisaria María Elena Andrada, jefa de Relaciones Públicas de la Policía Nacional, en conversación telefónica con la 1000 AM.

Podés leer: Instan a colmar de amparos a la Justicia para que Salud pague deudas en sanatorios

“Ya pedí, ya rogué, recé e imploré a la gente que se cuide. Pasa por una cuestión de consciencia y responsabilidad. Si vos, como adulto, no querés cumplir las medidas, yo no te puedo obligar, y si no querés que nadie te cuide, tampoco te puedo obligar”, expresó la vocera de las filas policiales.

La uniformada mencionó que la gente piensa que a ellos les resulta divertido estar saliendo a las calles todos los días, “reprimiendo”, como dicen algunos, pero aseveró que no resulta de esa manera.

En ese sentido, reveló que tienen 40 compañeros internados por COVID-19 en terapia intensiva en el Hospital Policial Rigoberto Caballero de la capital del país. ”Nuestro hospital también está trabajando al límite de su capacidad. Hay otras personas esperando, perdón por lo que voy a decir, que muera una persona así pasa a ocupar su lugar”, lamentó.

Podés leer: Esperan importante carga de oxígeno desde Brasil, donde también escasea el producto

Explicó además que ellos tampoco son inmunes al contagio y remarcó que tienen a muchos agentes en cuarentena por ser COVID-19 positivo y otros que igual guardan aislamiento por ser casos sospechosos.

“Y la ciudadanía dice que la Policía no está en la calle y que al final tenemos que estar en todas partes. Nuestra capacidad en recursos humanos ya no da. Estamos trabajando de manera incansable sin relevo”, agregó.

Por último, la encargada de comunicaciones de la Policía destacó la labor de sus colegas que “literalmente están mojando la camiseta”, según indicó. “Hay otros que ya no van a sus casas por dos motivos: uno por el servicio continuo que prestan y también por el temor de llevar el virus a sus hogares. Es una situación complicada, por eso apelamos a la consciencia”, culminó.

Dejanos tu comentario

11H

En el Día de la Independencia, ¿qué cambio sugerirías para el país?

Click para votar