Hoy, Domingo de Pascuas, día en que Jesús venció a la muerte, para la feligresía católica es la fiesta más importante y es un día en el que en forma personal se debe analizar si realmente cada uno ha dejado de lado todo lo malo y ha renacido como una nueva persona.

Esta fecha es considerada una de las más importantes para el mundo y en especial para los cristianos, quienes siempre tienen presente la vida de Jesús como ejemplo. “Se trata del acontecimiento más importante de la vida cristiana, la resurrección del Señor”, dijo el padre Christian Medina, de Caacupé.

Afirmó que es para esto que se preparan por 40 días por el camino del desierto más la Semana Santa con una preparación más fuerte y luego el Triduo Pascual que es el Jueves, Viernes y Sábado Santo, para anunciar al mundo la resurrección de Jesús. “Se ha visto como una de las mejores decisiones de Jesús que una mujer sea primera apóstol en recibir la noticia de la resurrección. Fue María Magdalena la primera que le ha visto a nuestro Señor resucitado y luego los demás discípulos”, confirmó.

Destacó que fue María Magdalena quien anunció que Jesús se encontraría con los discípulos camino a Galilea. “La ciudad que viene a ser el inicio del ministerio de Jesús, en esta ciudad empezó toda la obra del señor”, dijo.

Leer más: Falleció por COVID-19 la madre de don Joel, taxista que suplicó por medicamentos

Jesús murió en la cruz y resucitó al tercer día. Foto: Getty Imagen.

Evangelio del día

Medina manifestó que el evangelio del día trata sobre la oscuridad, ya que tras la muerte de Jesús todo el mundo se encontraba en la oscuridad, la tristeza y amargura por la pérdida de un líder. “No solamente a un líder, sino que al hijo de Dios. María también estaba con un fuerte dolor por la muerte de Jesús y los discípulos con temor, por lo tuvieron que cerrar las puertas del cenáculo”, indicó.

Señaló que esa noche María fue al sepulcro y que se encontró con que la piedra que lo sellaba estaba apartada. “Al ver que la piedra fue movida, fue al encuentro de Simón Pedro, y les dijo que se han llevado al señor y no sabemos dónde lo han puesto. Esto ocurrió muy de madrugada, ya cerca del amanecer, en donde Pedro y Juan corrieron a mirar qué pasaba en el sepulcro”, apuntó.

Afirmó que al ir al sepulcro, los discípulos querían confirmar si era cierto lo dicho por María Magdalena de que el cuerpo no se encontraba. “Encontraron que la tumba estaba vacía, que las vendas estaban por el suelo, pero que el sudario no estaba con las vendas, sino más bien ordenado. Eso daba la pauta de que no fue robado el cuerpo de Jesús”, explicó el religioso.

Leer también: COVID-19 en Clínicas: familiares de internados siguen sufriendo por falta de medicamentos

"María también estaba con un fuerte dolor por la muerte de Jesús y los discípulos con temor por lo tuvieron que cerrar las puertas del cenáculo”, dijo el sacerdote. Foto: Gentileza

“Vio y creyó”

“En la última parte del evangelio dice: Vio y creyó”, manifestó, y agregó que los discípulos ya tenían frente a ellos indicios de la resurrección, pero que no entendían aún por qué no había gente muy preparada entre ellos para identificar.

“La cautela les hizo comprender que debían guardar silencio y callarse, hasta que la aparición del Espíritu Santo los animó y ayudó a que no guardaran como un secreto, sino más bien que puedan publicarlo”, indicó el pa’i.

Continuó contando que luego los discípulos fueron al encuentro de Jesús a Galilea y allí él los sorprendió. “Luego de esto también se les apareció en medio del cenáculo donde ellos estaban. Se les apareció totalmente resucitado, con un cuerpo totalmente diferente, solamente quedaron las huellas de los clavos y el costado por el cual ellos van a corroborar que es cierto el hecho de la resurrección”, resaltó.

“Nosotros no podemos ser los mismos con lo que ha pasado, nuestra vida tiene que cambiar, nuestra vida tiene que seguir, pero de otra manera, desde otra óptica, nos tiene que animar a ser diferentes. Si todavía no pudimos cambiar, ahora es el mejor momento de hacerlo”, puntualizó.

Leer más: Hospital de Lambaré colapsado: personal de blanco pide a la ciudadanía que se cuide

“Nosotros no podemos ser los mismos con lo que ha pasado, nuestra vida tiene que cambiar, nuestra vida tiene que seguir", dijo el sacerdote. Foto: Jorge Jara.

La venida del Espíritu Santo

“Ahora van a haber 50 días de preparación para la gran venida del Espíritu Santo. La preparación es diferente, no es más triste, sino más alegre, más contagiante, más viva, porque es el Espíritu Santo que va a dar nueva vida a los cristianos”, confirmó Medina.

Así también, ya no se acompaña el dolor de la Virgen María, a quien la estábamos honrando con la pasión y muerte de Jesús, su ida al sepulcro, el descenso al lugar de los muertos. “María se guardaba todo esto en su corazón y ella comprende que la resurrección era cierta. Después del beso en sus pies seguro la madre también pudo haber besado su frente antes de llevarlo al sepulcro como una expresión de cariño y despedida. Tal vez la habrá dicho al señor ‘que las palabras de mi hijo se cumplan’”, concluyó.

Le puede interesar: “Semana Santa de terror”, asegura Dr. Silva ante un nuevo decreto

Dejanos tu comentario

20H

¿Considera correcto que los camioneros fijen un precio y una utilidad por ley?

Click para votar