En esta nueva entrega de Emprendedores LN llega la iniciativa de una joven, que si bien proviene de una familia dedicada a la confitería y los dulces de manera tradicional, ella tuvo la audacia de reinventar el negocio cuando la pandemia llegó a interrumpir y cambiar los planes de todos, creando R’Dulces.

Así fue que Romina Villanueva, de 28 años, quien ya había empezado a incursionar con diseños en fondant (en repostería general es una pasta parecida a la plastilina, pero comestible) a principios del 2020, para luego ver que sus trabajos realmente gustaban. Para conocer sus trabajos, se puede encontrarla en Facebook como @Rdulcevilla y en Instagram como @dul_ceroo.

Lea también: Emprendedores LN: pasión culinaria y antojos de embarazo en pandemia iniciaron Dulce Tata

La joven emprendedora Romina incursionó en la especialidad del fondant y realiza todo tipo de dulces personalizados y temáticos. Foto: Gentileza.

Legado de familia

A lo que se sumó que el negocio de la familia, la confitería Villanueva fue afectada por la pandemia, cuando entendió que sus trabajos eran parte de la solución para continuar con el legado familiar.

“R’Dulces es un emprendimiento que nació justo a principios de la pandemia, hacemos dulces personalizados como cupcakes, galletas y demás, todo en fondant. Actualmente me dedico solo a esto, pero tengo planes de seguir creciendo, aprender más técnicas y ofrecer productos deliciosos y novedosos, con nuevos sabores de dulces y diseños en fondant”, empezó su historia, llena de sueños, la joven emprendedora.

Romina continuó contando que, al ser parte de una familia confitera, hacer alimentos dulces está en sus genes, como le dice a su papá, Domingo Villanueva, de quien toda la familia aprendió esta maravillosa profesión, mencionó, al tiempo de desplegar una sonrisa.

Está interesante: Emprendedores LN: Siguió tradición centenaria de la bisabuela y hoy sostiene El Panadero

Siempre una ocasión para celebrar

Como emprendimiento propio, R’Dulces funciona a través de las redes sociales. Pero, como vive con sus padres que tienen el local, trabajan todos juntos en familia. En la confitería se hacen las tortas, medialunas, masitas, y Romina se encarga de los dulces temáticos y personalizaciones con los detalles en fondant, precisó.

Confesó que desde antes ya tenía en mente incursionar en el mundo de la confitería o repostería, pero que le faltaba tiempo. Pero cuando empezó a probar y ver que sus diseños en fondant gustaban a los clientes, se decidió y se enfocó en esta especialidad.

Mire también: Emprendedores LN: vendía brownies en el colegio, hoy lidera la tienda online de dulces Dolcatta

El rubro le vino más que bien, ya que, pese a la pandemia, las personas tenían igual alguna ocasión en especial y valoraban más momentos para celebrar en familia, más aún por sus novedosos diseños que encantaron en su barrio, Universo de Mariano Roque Alonso.

Así, al principio se había enfocado en las personas del barrio, sus vecinos y amigos, lo que le enorgullece contar que hoy en día ya tiene clientes hasta de Mariscal Estigarribia (Chaco paraguayo), recalcó entusiasta.

Al principio solo se enfocaba en las personas del barrio, sus vecinos y amigos, hoy en día ya tienen clientes hasta de Mariscal Estigarribia. Foto: Gentileza.

Pandemia fue el trampolín

En cuanto a cómo enfrentaron a la pandemia, reconoció que al trabajo familiar golpeó bastante, pero fue cuando justo tuvo la idea de buscar algo nuevo en el rubro, para atravesar la línea de lo tradicional, manteniendo tales características y sabores, pero con nuevos toques con los diseños en fondant, por lo que la pandemia fue el trampolín para R’Dulces.

“Para mucha gente, en especial en el barrio, era algo novedoso y los diseños personalizados gustaron mucho, y empezaron a pedir y pedir cada vez más, y gracias a Dios eso nos ayudó a vender más”, asintió.

En ese sentido, mencionó que el rubro alimenticio, y en este caso el de pastelería o confitería, es realmente rentable, ya que les está resultado bastante bien. La clave es ofrecer un producto rico, de calidad y buena presentación, y el mejor marketing es que un cliente promocione o recomiende el trabajo. “Lo mejor es cuando te escriben y dicen: ‘Me recomendaron tu trabajo’ o ‘Probé tus productos y me encantaron’. ¡Lo mejor es!”, recalcó agradecida.

Está relacionado: Emprendedores LN: dos maestras, una amiga y pasión por la pastelería forjaron a “La hija de Vidi”

La pandemia fue el trampolín para R’Dulces, ya que el negocio familiar fue golpeado, y con sus novedosos diseños en fondant logró repuntarlo. Foto: Gentileza.

Variedad y consigna

En cuanto a la variedad de opciones, como ya lo indicó, el negocio familiar elabora todo tipos de dulces, mientras que su emprendimiento R’Dulces se centra en los dulces temáticos como los clásicos cupcakes, galletas, alfajores de chocolate tipo paletas, minialfajorcitos, choco oreos, todo esto personalizados con diseños en fondant.

Los precios van desde G. 3.500 cada uno, dependiendo de los diseños, hasta G. 6.500 cada uno, pero también realiza combos por docenas para las mesas dulces de los cumpleaños.

Pero la consigna de R’Dulces y del negocio familiar es ofrecer productos frescos y caseros, por lo que generalmente lo realizan en el día de entrega, a modo de garantizar la mejor calidad y, por sobre todo, que sean sabrosos y no solo lindos y decorativos, acotó Romina.

Puede interesarle: Emprendedores LN: hacía tartas para sus amigos e impulsada por su familia creó “la cocina del deleite”

Valorar lo hecho en Paraguay

Ante la interrogante de qué tan difícil le fue emprender, señaló que empezar de cero cualquier emprendimiento sin duda es difícil. “Al principio te da miedo, temés, dudás de todo, lo que en nuestro país es un poco más difícil, porque tenemos esa costumbre de no valorar lo nuestro. Le damos más valor a lo extranjero y, muy al contrario, deberíamos empezar a apoyar más lo nuestro para crecer juntos como país”.

Pero aseguró que lo más difícil depende de cada uno, el ser constantes. Le pasó a ella, al principio había poca venta y la pandemia cada vez empeoraba, con muchas restricciones que le hicieron dudar para seguir, pero con el apoyo de su familia siguió buscando innovar para ofrecer opciones novedosas, lindas, ricas y no tan caras, entendiendo la situación de la crisis a la vez.

Más para leer: Emprendedores LN: Granja Kim había cerrado por la pandemia y reabrió más firme

Como todo emprendimiento, a Romina le costó al principio, pero la constancia es la clave, aseguró. Foto: Gentileza.

La meta es seguir creciendo

Ahora la meta de Romina es que como todo emprendimiento, R’Dulces pueda crecer cada vez más, que se conozcan sus productos, punto en el que destacó que se siente un mayor apoyo a los emprendedores.

“En mí caso, cada vez se conoce más mi trabajo y tengo más clientes, que a pesar de la pandemia se vende bastante bien ya que están de moda los cumples en casa, y los dulces temáticos no pueden faltar, se usan bastante por más que sean festejos en familia”, subrayó.

Y para despedirse de los lectores, Romina animó a los emprendedores y a quienes desean hacerlo a no decaer, a que se fijen una meta y luchen por ello. “No es fácil, hay días malos, pero después de días grises sí o sí sale el sol y como dicen por ahí, que el sol brille para todos, aprendamos más y todos podamos vender”, instó a los emprendedores.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar