Empresas nuevas o tradicionales cerraron sus puertas y sus propietarios se declararon en insolvencia a partir de la crisis económica ante la pandemia por COVID-19. Comerciantes desesperados multiplicaron sus cuentas con bancos o financieras ante la falta de ventas a casi un año del inicio de la cuarentena.

El abogado Edward Arca, titular del Centro de Atención al Deudor (Cenade), señaló que la crisis económica de otros años se hizo aún más profunda y agresiva a raíz del virus y sus consecuencias. Insta a pedir asesoría a toda persona que por deudas se ven imposibilitadas de cumplir con sus obligaciones.

“Una persona que tiene deudas no es un ladrón, el que quitó un crédito para poder invertir y sostener su negocio, y después vino la pandemia, evidentemente es una persona a la que el destino le jugó una mala pasada. Esa persona no tiene por qué irse a la quiebra”, dice el especialista.

Miles de comercios debieron cerrar sus puertas a causa de la falta de ingresos por la crisis pandémica. Foto: Archivo

Salvar negocios e inversiones

El profesional manifestó que existen leyes vigentes que amparan a los deudores, que pueden utilizarlas para salvar sus negocios y pagar a sus acreedores. “Muchos de estos empresarios quieren saber qué hacer y cuál sería el plan de contingencia para poder salvar sus negocios y sus inversiones”, expresó Arca.

En ese sentido señaló la Ley 154/69 que prevé la suspensión de intereses de una cuenta, además de la imposibilidad de los acreedores de rematar los bienes del deudor. Específicamente citó el artículo 45 que menciona la posibilidad de “quitas”, es decir, el perdón de un porcentaje de la deuda para poder cumplir con los acreedores, pero a la vez salvando su patrimonio.

Lea más: Emprendedores LN: conquista a clientes con productos a base de maní

El abogado aseguró que una gran mayoría de los afectados pide un procedimiento judicial llamado “convocatoria de acreedores”, que se trata de un juicio de negociación entre las partes afectadas, es decir, acreedor y deudor, ante el cúmulo de cuentas a causa de pocas ventas o falta de ingresos.

Además de la desinformación sobre las leyes que pueden ayudar al comerciante, Arca sostiene que existe temor de exponerse al escarnio público. “La gente piensa que si está en deuda la sociedad le va a marginar, lastimosamente suele pasar eso. Uno tiene una deuda y es marcado por la sociedad. Mientras que si cometés un delito, no pasa nada”, manifestó el especialista.

Renegociar la deuda

Arca aseguró que a través de la convocatoria de acreedores un juzgado ordena parar intereses y embargos. Aclaró que la deuda no desaparece, sino que da la posibilidad de renegociar con hasta un 75% o 50% del perdón de la cuenta. “Es decir que si tu deuda total es de G. 100 millones, tu cuenta puede quedar en G. 25 millones o G. 50 millones”, explicó.

Lea también: Hoy realizan seminario web sobre comercio justo y la sostenibilidad empresarial

El abogado explicó que desde el Centro de Atención al Deudor brindan información a las personas con deudas. Pide vencer el miedo al buscar ayuda calificada para aquellas personas endeudadas, que luego son amenazados con llevar los casos a judiciales, con un juicio ejecutivo o hipotecario.

“La ley le dice que sino podés pagar, tenés que parar la pelota y declarar tu estado de insolvencia, reservado para los deudores de buena fe. Por eso las quitas son tan importantes, porque los acreedores van a tener que perdonar a sus deudores porcentajes de 30, 50 o 75%”, manifestó Arca.

El especialista insta a buscar asesoramiento al comerciante para no enfrentar solo el problema. En muchos casos observó que incluso se dan amenazas de remate de sus casas que le encuentran al deudor sin la asesoría calificada. “La mayoría de esas amenazas son solo amenazas”, aseguró.

“Es una deuda civil y lo tengo que cumplir a través de un acuerdo con los acreedores. En el último caso voy a tener una demanda civil encima y puedo ir negociando, pero eso no me va a llevar a la cárcel. Para eso la ley dice paremos la pelota, demos tiempo que recupere financieramente, que pague su deuda, pero con quita y con espera, que es lo que proponemos nosotros”, afirmó Arca.

Arca señaló que propone asesoramiento con el Cenade contactando al número (021) 233-493 o acercándose a la sede ubicada sobre la calle Teniente Fariña 1021 casi Estados Unidos en Asunción. “Necesitamos que la gente esté cómoda para poder darle una radiografía. La gente tiene que perder el miedo y asumir su estado de insolvencia, ese es un gran paso para solucionar su problema”, finalizó Arca.

Buscar asesoría resulta un paso fundamental para encontrar una solución para los comerciantes. Foto: Archivo

Dejanos tu comentario

12H

En el Día de la Independencia, ¿qué cambio sugerirías para el país?

Click para votar