Exhortan a la ciudadanía a no relajar las medidas sanitarias y al personal de salud a establecer un diagnóstico diferencial de casos de enfermedad febril aguda. Desde el Ministerio de Salud expresan su preocupación debido al inicio de la temporada de mayor riesgo por la circulación simultánea de dos grandes amenazas: dengue y COVID-19.

Teniendo en cuenta el contexto de la actual pandemia de COVID-19, la persistencia de casos de dengue por encima de lo esperado en las zonas endémicas y el inicio de la temporada de verano, representará un gran desafío para la población y para los sistemas de salud que tendrán que responder a eventos de riesgo a la salud pública concomitantes, según expresan desde la cartera sanitaria.

Es por eso que exhortan a la ciudadanía que bajo ninguna circunstancia relajen las medidas sanitarias y al personal de salud, a establecer un diagnóstico diferencial de casos de enfermedad febril aguda.

Aseguran que la cocirculación de ambas enfermedades coloca al sistema de salud en alerta y buscan endurecer las acciones de control y prevención, teniendo en cuenta que existe el riesgo que una misma persona pueda adquirir ambas patologías.

Instan a continuar con la eliminación de criaderos y utilizar barreras de protección para evitar picaduras de mosquitos. Foto: Pánfilo Leguizamón.

Aunque estas enfermedades puedan compartir algunos síntomas, se insta al personal de salud, considerar tanto el dengue como el COVID-19 en el diagnóstico diferencial de casos de enfermedad febril aguda.

Sugerencias

Para impedir la proliferación del dengue se insta a continuar con la eliminación de criaderos y utilizar barreras de protección para evitar picaduras de mosquitos. Mientras que con el COVID-19 seguir con el uso de mascarilla, conservar la distancia física.

Señalan que en caso de fiebre o cualquier otro malestar se insta a acudir al servicio de salud más cercano, cumpliendo el protocolo sanitario. Para ir a la consulta médica, se indica que tanto la persona que va a consultar, como el acompañante deben usar mascarilla quirúrgica.

Leer más: El 89% de las regiones sanitarias reporta casos sospechosos de dengue

Contraer ambas enfermedades

Si bien mencionan que la mayoría de las personas con dengue y COVID-19 se enferman levemente y pueden recuperarse en la casa, ya que los síntomas generalmente duran unos pocos días, y las personas tienden a sentirse mejor después de una semana, pero que tanto el dengue como el virus pandémico pueden causar enfermedad grave, que puede incluso presentar complicaciones y desenlace fatal. Sin embargo, el manejo clínico de ambas enfermedades en cuadros graves es bastante diferente y a menudo requiere atención hospitalaria.

En ese sentido, desde la Dirección de Vigilancia de Enfermedades Transmisibles se advierte cualquier persona de cualquier edad puede enfermarse gravemente con el dengue o el COVID-19. Aunque es más probable que ambas infecciones causan complicaciones en los adultos con enfermedades de base, como la diabetes y las enfermedades cardíacas.

Leer también: Continúa elevada la cantidad de contagios: 803, y reportan 19 fallecidos por COVID-19

Complicaciones

Hay que prestar atención a los signos de alarma ya que pueden presentarse complicaciones tanto para el dengue como el COVID-19 antes de que se reciban los resultados de las pruebas, por lo que el cuadro clínico debe guiar el manejo clínico.

Manifestaron que el manejo clínico de las personas cuyo cuadro se agrave con cualquiera de estas dos enfermedades es bastante diferente, y a menudo requiere atención hospitalaria.

En el caso del dengue, se debe prestar especial atención cuando aparecen vómitos incoercibles, hemorragia de mucosas, dificultad respiratoria, letargo, inquietud, hipotensión postural. En esta fase crítica los signos de alarma pueden aparecer y generar un deterioro clínico rápido que puede darse dentro de 48 horas después de la defervescencia (entre 3 y 7 días después del comienzo de la fiebre).

Indicaron que mientras que con el virus pandémico, la persona afectada manifiesta dificultad para respirar, dolor o presión en el pecho, confusión, incapacidad para despertarse o permanecer despierto, labios o cara azulados.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar