Una comitiva fiscal – policial, encabezada por el agente del Ministerio Público Carlos Rojas Martínez desmantelaron ayer dos fábricas clandestinas en el barrio Maramburé y Makaí de Luque, donde se producían bebidas saborizadas, bajo la denominación de Naranjil, que funcionaba bajo ninguna protección sanitaria.

En los mencionados lugares fueron incautados tambores con el preparado de las bebidas, así como las máquinas saturadoras de CO2, tapadoras y llenadoras manuales, botellas y tapas y otros insumos en polvo, además de líquido para la preparación del producto.

Según los intervinientes, en el allanamiento se constató la condición insalubre y precaria de los laboratorios, los cuales son utilizados para la preparación y envasado de la bebida conocida como Naranjil Jireh y Naranjil, comercializada en distintos puntos de venta del país.

Lea también: LN PM: Las noticias más relevantes de la siesta del 13 de noviembre

Los mencionados laboratorios se encuentran operando sin las licencias correspondientes de las autoridades, como la Licencia Ambiental del Ministerio del Ambiente y Desarrollo Sostenible (MADES), el registro de establecimiento del Instituto de Alimentación y Nutrición (INAN), además de la patente municipal y comercial del municipio luqueño.

El asistente fiscal Néstor Chilavert manifestó que se incautaron al menos 50 cajas con sus respectivos envases. Además mencionó que se presentó con dueño de la fábrica de Maramburé Luis Antonio Gómez y Víctor Cano como propietario del laboratorio de Makaí, ambos de Luque.

El primero fue citado para declaración indagatoria para el martes 17 de noviembre y Cano para el miércoles 18.

Lea también: Adolescente bangladesí recibe premio internacional por su lucha contra acoso en internet



Dejanos tu comentario