En el año 2020 la franja de pobreza fue de un total de 1.921.000 per­sonas, lo que representa apro­ximadamente 13,5% más que el 2019 (unos 264.000 pobres más), cuando la cifra fue de 1.657.000 personas, según el asesor económico de la Cámara de Anunciantes del Paraguay (CAP), economista y ex ministro de Hacienda Manuel Ferreira.

La presentación sobre pers­pectivas económicas fue durante una reunión de la comisión directiva del gre­mio, en la tarde de ayer. El economista explicó que el contexto de la pandemia fue el motivo del crecimiento de la pobreza en el país, donde la franja urbana fue la que registró un crecimiento importante.

Dentro de la diferencia de personas que ingresaron a la franja de pobreza, 247.000 personas son de la zona urbana y solo 17.000 son ubi­cadas en zona rural.

“Afecta más a la zona urbana por la mayor densidad de población que en la zona rural, teniendo en cuenta que la aglomeración y restric­ciones no tuvieron grandes consecuencias. En cuanto a la extrema pobreza se tuvo la disminución debido a las polí­ticas aplicadas por el Estado con los programas de sub­sidios como Ñangareko y el Pytyvõ”, manifestó el asesor económico de la CAP.

DESIGUALDAD

Dentro del informe se desprende que la desigualdad disminuyó, teniendo en cuenta en el año 2019, el 10% de la franja denominados ricos ganaba 7,70% más que el 10% de la franja de los pobres en comparación con los datos del año pasado, cuando las ganancias de los ricos fue de 7,28% sobre las de la franja de los pobres.

“Este indicador señala que la pandemia y las restricciones afectaron en gran medida a los empresarios, emprendedores que tuvieron que cerrar empresas, restaurantes, entre otros emprendimientos”, manifestó Manuel Ferreira. Agregó que el sector textil es uno de los segmentos más golpeados por el contexto de la pandemia del covid-19. El sector de servicios como los gastronómicos también resintieron con mucha fuerza las consecuencias del coronavirus.

RESTRICCIONES SEVERAS

El asesor de la CAP, Manuel Ferreira, comentó que no cree que se tomen restricciones más severas debido a que la situación econó­mica no da para tal decisión. Además, señaló que la vacunación masiva es la única solución para poder reactivar la economía local y ante la previsibilidad de la llegada de mayor cantidad de vacu­nas, no cree que el Gobierno tome decisiones de medidas más duras.

“La gente no va a aguantar un decreto más duro. Hay personas que viven del día a día y sin un plan económico será muy difícil volver períodos mas duros”, manifestó Ferreira.

Dejanos tu comentario

16H

¿Cree que el ministro del Interior debe seguir en el cargo tras este nuevo ataque en el Norte?

Click para votar