La controvertida y deno­minada ley antihule, que ya tiene fecha de aplicación desde el próximo 1 de julio, todavía es objeto de críticas de algunos de los afectados, en especial por parte de los comercios.

El presidente de la Cámara Paraguaya de Supermerca­dos (Capasu), Alberto Sbo­rovsky, dijo que la misma normativa carece de mayo­res cambios y que tiene inconsistencias. “Al final no es antihule, porque no hay mayores cambios, hubo inconsistencia y no cumple la esencia de la ley”, expresó.

Explicó que parte del obje­tivo de la ley ya se venía apli­cando desde hace algunos años, que consistía en que al menos en los supermer­cados al realizar las com­pras, hasta la tercera bolsa de productos no se cobrara, y al requerir de una cuarta o más bolsas de polietileno ya iba a cuenta del cliente. Si bien gracias a ello ha dis­minuido bastante el uso de la bolsa de plástico en los súpers, con la nueva vigencia de la ley lo que se va a hacer es entregar una más gruesa con la idea de que sea reuti­lizada, que deberá ser una bolsa certificada.

Por lo que de igual forma, al producir dicha bolsa se usará más material de polie­tileno, a lo que se le debe sumar el aumento de los cos­tos de la materia prima de la bolsa, por lo que la esencia no cambia y los perjudicados seguirán siendo los comer­cios y el medio ambiente, según mencionó.

Desde la Capasu lamenta­ron que desde hace 5 años se venga trabajando con una mesa interinstitucional con el MIC, y que se haya resuelto solo entregar una bolsa más gruesa, “es una pena”, dijo Sborovsky. La citada ley anti­hule, 5.414, ya fue promul­gada en el 2015 por el Ejecu­tivo, cuyo objetivo primario es la de reemplazar el plás­tico, pero la confusión dada era con qué se va a reempla­zar, para que al final se dis­ponga el uso de una bolsa más gruesa, volviéndolo aún más predominante.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar