Ante el nuevo récord de bajante histórica del río Paraguay, que amaneció hoy en -0,55 metros, superando a la de octubre del 2020, que alcanzó -0,53 metros, los sectores exportadores e importadores se muestran sumamente preocupados por las dificultades que representan para la navegación.

Ante el escenario, conversamos con Miguel Bazán, secretario general de la Cámara de Distribuidoras Paraguayas de Combustibles (Cadipac), sobre la posibilidad de que los precios de los combustibles puedan volver a incrementarse.

Lea también: Récord: bajante histórica del río Paraguay, hoy llegó a -0,55 metros

Mencionó que hasta el momento, y si el nivel del río se mantiene de esta forma, no incidiría en nuevos precios todavía, ya que aún pueden llegar las barcazas con las cargas, con menor volumen, pero llegan.

“Hasta ahora, se puede aguantar sin tener que aumentar los precios, pero no sabemos cuánto tiempo más va a durar esto, en caso de que el río se mantenga hasta este nivel; pero si sigue bajando más, va a ser difícil”, expresó Bazán.

Si el nivel del río se pronuncia aún más a la baja, ya no se podrán sostener los costos. Foto: Gentileza.

Cargas llegan en menor volumen

Es así que a la par que la navegabilidad se complica, los precios de los fletes van aumentando de a poco, y si bien todavía llegan las barcazas, vienen con una carga menor de 3 millones de litros de combustibles que antes desembarcaban, ahora llegan entre 2 y 1,8 millones de litros por el menor calado del río.

Pero el representante de Cadipac explicó que la bajante en sí es un fenómeno cíclico, pero que el problema en sí es que empezó mucho antes, que es lo que asusta porque no saben hasta cuándo poder aguantar los márgenes de las importaciones, dijo.

Al respecto, el director ejecutivo de la Cámara Paraguaya de Exportadores y Comercializadores de Cereales y Oleaginosas (Capeco), Hugo Pastore, coincidió en que el récord histórico de bajante se dio mucho antes que en el 2020, cuando fue en octubre con -0,53 metros.

Es por ello que insisten en la necesidad de mantener un dragado sistemático, lo cual es fundamental para mantener los niveles estables para la navegación, por lo que están realmente preocupados.

Limitaciones

“La situación es complicada en ambos ríos, en el Paraná estuvimos varios meses sin poder navegar, en el Paraguay todavía se consigue navegar, pero con muchas limitaciones”, mencionó.

Puede interesarle: Reapertura de frontera: están dadas las condiciones con un corredor seguro, afirman

Es así que no es una buena señal que el récord de bajante histórica se dé antes, lo que significa que puede complicarse más la situación a diferencia del 2020, ya que las previsiones hablan de ir hasta diciembre e incluso enero con dicha bajante, acotó.

Pastore lamentó que mientras el país sufre de esta imposibilidad de poder navegar en buenas condiciones, las autoridades tengan que anteponer discusiones o “peleítas”, adjudicando licitaciones que luego fueron impugnadas, logrando de esta manera solo perder tiempo, que no se tiene.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar