La falta de previsibilidad y liderazgo del Gobierno ante la crítica situación que se vive en el país por la pandemia del COVID-19 hace que los sectores que componen la economía paraguaya se sientan huérfanos, según explicaron.

El director ejecutivo de la Asociación Emprendedores del Paraguay (Asepy), Cristian Sosa, explicó que no existe una hoja de ruta a corto plazo que pueda servir de ayuda al sector que genera gran cantidad de empleos en el país.

“Las supuestas ayudas que nos ofrecen son para salvar el momento, pero para más adelante, a corto y mediano plazo, no nos ofrecen nada y lo peor es que desde hace un año estamos queriendo ayudar en ideas, pero jamás pidieron nuestra participación”, manifestó el emprendedor.

Por su parte, Juan Galeano Grassi, representante del sector gastronómico, explicó que las medidas paliativas impartidas desde el Equipo Económico Nacional (EEN) solo sirven en algunos aspectos, como la reducción de la tasa de aporte patronal para acumular una deuda que no se sabe si se podrá pagar más adelante.

“No necesitamos solamente un plan de contingencia para salvar la situación actual, queremos que el Estado nos indique planes macroeconómicos para el futuro, regulaciones bancarias claras que permitan al banco privado asumir un compromiso de que nos puedan cobrar las deudas a largo plazo. Ese tipo de visión necesitamos”, manifestó el empresario gastronómico.

Te puede interesar: Gremios comerciales piden equilibrio al Gobierno: la Constitución no prioriza un derecho sobre otro, aseguran

Representante de la Asocia­ción de Gastronómicos del Para­guay (Agapy), Juan Galeano Grassi. Foto: Gentileza

Medidas del Gobierno

Entre las medidas tomadas por el Poder Ejecutivo de manera paliativa ante la crisis sanitaria generada por el COVID-19 se encuentra el diferimiento del pago de los servicios básicos (Ande y Essap) para los sectores gastronómicos, eventos, bares, servicios en general, entre otros, durante los meses de marzo, abril, mayo y junio de este año y posterior refinanciamiento de esos compromisos, sin intereses y en plazos de hasta 18 meses.

Además, se dispuso la reducción de la tasa de aporte obrero-patronal para los sectores mencionados, del 16,5% al 2,5%, y estará vigente durante todo este año. Luego, en el 2022 tendrán seis meses de gracia para poder pagar esos compromisos durante 22 meses, sin intereses.

Otra de las disposiciones son las facilidades de financiación, principalmente a través de la banca pública, del Banco Nacional de Fomento (BNF) y el Crédito Agrícola de Habilitación (CAH) con las que se otorga un año de gracia, más a los préstamos que son refinanciados como también al posterior repago en plazos que serán acordados con ambas instituciones. Las facilidades tributarias para los sectores afectados, atendiendo a que actualmente existe un decreto que establece una reducción del 50% del Impuesto al Valor Agregado (IVA), de modo a que esa medida irá hasta el mes de octubre del presente año también forma parte de las medidas.

El ministro de Hacienda, Óscar Llamosas, recordó la vigencia del pago por medio del Instituto de Previsión Social (IPS) a los trabajadores suspendidos. A su vez, se refirió al Fondo de Garantías del Paraguay (Fogapy) y dijo que actualmente se cuenta con G. 600.000 millones; es decir, que los préstamos están disponibles bajo esta modalidad, mediante la banca pública como también la privada.

Lee también: Recaudación del IRP llegó a G. 220 mil millones

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar