En el especial de Emprendedores LN de hoy transmitimos cómo la pasión por la cocina de una pareja la llevó a tomar el duro camino de emprender, donde la protagonista es Tania Filippini, más conocida como Tata, que por su amor a lo dulce, dieron vida a Dulce Tata.

“Empezamos preparando tartas y tortas para nuestros amigos, luego nos lanzamos al maravilloso mundo de los alfajores. Nuestro producto estrella, por llamarlo de alguna forma, y es que particularmente tenemos dos sabores que son completamente únicos en todo el país: el alfajor de café y el de naranja”, expresó Tata con tal entusiasmo, que motiva a querer conocer sus productos.

Los alfajores artesanales son los productos estrella de Dulce Tata, con sabores únicos. Foto: Gentileza.

Mire también: Emprendedores LN: animada por alumnas del gym, creó Nature Fit hace 6 años

Definió al emprendimiento como una especie de amalgama perfecta, en el que combinaron las habilidades culinarias de su esposo Alberto Jara, y junto con su rol de repostera empírica al amar las cosas dulces.

Ni bien entendieron lo que querían hacer, lo siguiente fue buscar un propósito, continuó Tania, y se dieron cuenta que necesitaban, que ese amor por lo culinario se trasmita con la misma intensidad por sus “lovers”, como les llama a sus clientes. “Nos gusta muchísimo tener más que clientes, verdaderos amantes de lo que hacemos. Y ahí estaba, nuestro propósito es, ´transformar sabores en momentos´”, dijo.

Distracción y aplacar antojos

Cuando consultamos a Tania cuándo empezaron con el emprendimiento, no fue sorpresa que como muchos otros emprendedores, hayan iniciado con la pandemia. Y ella asintió que tras pasar mucho tiempo en casa junto a sus 4 niños y la última bebé en camino en aquel entonces, fue que entre antojos y ganas de distraerse empezaron a hornear con su esposo.

“Yo siempre fui de compartir mucho lo que me gusta, y publicaba las fotos de los panes y tartas que hacíamos, fue así que empezamos a recibir nuestros primeros pedidos de amigos, de familiares y ellos iban comentando a la vez a sus conocidos. Luego ya estábamos incluso vendiendo a gente que no conocíamos”, resaltó con alegría.

Al inicio de la pandemia, para distraerse y aplacar sus antojos de embarazo, empezó a hornear tortas y así comenzó todo. Foto: Gentileza.

Modelo de negocio rentable

Al tiempo de aseverar que fue así que se dieron cuenta de que tenían la formula de conectar lo que les apasionaba, con una actividad súper rentable, teniendo en cuenta que la situación económica estaba muy golpeada por la pandemia. “En ese momento dijimos: ¡Wow! ¡Estamos emprendiendo, y es algo grande!”, agregó.

Y es que el rubro alimenticio es el que menos sufrió la pandemia, al no ser necesaria una estructura muy grande en cuanto a salarios y maquinarias para emprender, y más aún la elaboración artesanal, que es uno de los más rentables, señaló Tania.

Lea esto: Emprendedores LN: vendía brownies en el colegio, hoy lidera la tienda online de dulces Dolcatta

Momento en el que recordó a la época en que su abuela preparaba bollos en la cocina y las ponía en una canasta para que su mamá las vendiera en el cuartel de la policía de Villa Hayes. “Ese modelo de negocio gastronómico de las abuelas es inflable, en especial en esta época en que todo cambió”, sostuvo.

Fue así que la pandemia sirvió como puente para la pareja de emprendedores, que a medida que pasaban los meses y se veía venir para largo, ya con la bebé recién nacida, dieron el siguiente paso. Dejar de depender de los clientes conocidos, lanzándose a los primeros locales que compartieron su misma vision y les abrieron las puertas a quienes deben que hoy sean conocidos más allá de los límites de su entorno inmediato, recoció agradecida.

Actualmente, Dulce Tata puede estar presente desde el inicio del día hasta finalizarlo, y los productos pueden consumirlo desde un niño como media mañana o merienda, jóvenes celebrando en un bar o en casa, que fue como empezó, hasta un adulto camino al trabajo al ser prácticos y sabrosos, señaló la emprendedora.

Variedad de productos

En cuanto a la variedad de productos y el proceso de producción, comentó que lo hacen de forma totalmente artesanal, utilizando solo materia prima de primera. Desde las galletas, los rellenos y hasta la mermelada de naranja la elaboran ellos mismos, con frutas dulces y frescas provenientes de la zona de San Pedro donde son cosechadas las mejores.

El alfajor de naranja tiene una base de galletas de vainilla, rellenas de la mermelada de naranja con cobertura de merengue. En tanto que el alfajor de café, es una deliciosa combinación de galletas de café rellenas de un manjar también de café, bañados con chocolate semi amargo de la mejor calidad.

Más relacionados: Emprendedores LN: dos maestras, una amiga y pasión por la pastelería forjaron a “La hija de Vidi”

Así, el manjar de café también es único, al igual que el dulce de leche base que lo preparan usando una receta familiar, todo en la cocina de la casa. Pero además de los alfajores, preparan todo tipo de dulces sobre pedido anticipado, desde tartas, brownies, tortas personales, familiares y para eventos.

En el caso de los alfajores, a más de los de café y naranja, también cuentan con sabores como dulce de leche en tres versiones; el tradicional, cubierto de chocolate blanco y cubierto de merengue, así como otros de chocolate y de guayaba.

El alfajor de naranja es único, totalmente elaborado por ellos de forma artesanal, desde la masa hasta la mermelada. Foto: Gentileza.

Y para gozar de una experiencia completa para ocasiones especiales, cuentan con cajas para regalo que pueden ser cargadas con los productos Dulce Tata a más de productos seleccionados como vinos y otros delicatessen.

Tania recalcó que como garantizan la naturalidad y sobre todo la frescura de lo que los productos, trabajan siempre bajo pedido, y lo más importante que ofrecen es que se adecuen a lo que los clients buscan o necesita, sin pagar sumas exageradas, y con garantía de calidad.

Dificultades para emprender

Ante la interrogante sobre las dificultades de emprender, indicó que de hecho su marido ya llevaba un tiempo como profesional independiente, con anteriores experiencias no muy positivas en cuanto a lo económico, pero sí adquirieron muchos aprendizajes emprendiendo.

Subrayó que como en todo, emprender requiere de mucha disciplina y de algo de ayuda, con relación a la difusion que les dieron sus amigos que fueron los primeros clients, lo cual fue crucial.

Puede interesarle: Emprendedores LN: hacía tartas para sus amigos e impulsada por su familia creó “la cocina del deleite”

Lo interesante también, es que no recurrieron, hasta el momento, a ninguna ayuda crediticia, por lo que pueden decir que fueron levantando Dulce Tata a puro pulmón, iniciando con lo que tenían en la cocina, y luego reinvirtiendo las ganancias. “Nos favoreció muchísimo el hecho de que nos lanzamos desde lo casero, lo hogareño y artisanal, a más de que nos ayudamos entre todos en casa”, acotó.

Asintió igualmente que al inicio era como un pasatiempo, que luego se volvió más complicado cuando el nivel de emoción bajó, es allí cuando deben aflorar todas las habilidades, ya sean creativas o hasta de marketing, que en su caso son tres personas, con la ayuda de su hijo Esteban, y hacen de cocineros, decoradores, empaquetadores, community manager y hasta delivery.

Siempre hay una ocasión para “transformar momentos

“Como es algo muy nuestro y cuidamos cada detalle de todo el proceso, yo creo que lo más difícil es delegar. A nuestros clientes de locales les enviamos por delivery sus pedidos y sin falta les escribo a preguntar qué tal, si les llegó a hora y en forma. Tenemos un CAC (centro de atención al cliente) súper personalizado”, sumó Tania.

Pero lo magnífico del mundo de la cocina, y más aún de la repostería, es que siempre hay una ocasión perfecta para disfrutar o como lo dicen en Dulce Tata: ”Momentos que transformar”, ya que para ellos cada momento tiene un sabor en particular.

Es por ello que instó a todas las personas que tienen el deseo o el sueño de emprender, a animarse, que es el primer paso y el más difícil de dar, pero el que llevará dónde se quere estar. “Habrá días malos, otros van a ser malísimos, y por supuesto días buenísimos y esos harán que olvides cualquier mal rato que hayas tenido”, dijo.

Precisó que el éxito de los emprendedores se logra a través de la disciplina, tenacidad y constancia, y que tirar la toalla, simplemente no está permitido. “Si verdaderamente te apasiona lo que haces, vale la pena cada esfuerzo”, concluyó.

Conozca a la emprendedora

Tania Filippini tiene 31 años, desde muy chica le dicen Tata, gracias a sobrinita que la llamó así, casada con Alberto Jara y es mamá de 5 niños; 3 varones de 14, 10 y 5 años de edad; 2 niñas de 3 años y una bebé de 7 meses. También es profesora particular de inglés para niños. La idea de la pareja es que sus hijos continúen el modelo de negocio, ya que para ellos emprender es algo maravilloso que permite vivir de lo que se ama, forjando una empresa familiar con principios y sobre todo con propósito.

Para conocer más del emprendimiento, se puede ingresar en Facebook @DulceTataArtesanales: https://www.facebook.com/DulceTataArtesanales, en Instagram como @dulcetata_artesanales; https://www.instagram.com/dulcetata_artesanales, y en WhatsApp: https://wa.me/message/BG7RBSBTB7GEK1, 0991-549176.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar