La Tartería es un emprendimiento que va ganando terreno en un complicado momento comercial y económico que se vive en el país y el mundo entero ante la pandemia del COVID-19.

Se trata de una firma dedicada a satisfacer a clientes que necesitan del servicio de provisión de alimentos. Esta se encuentra en el mercado desde hace poco tiempo y se posiciona con base en el trabajo realizado por las 6 personas que se esfuerzan para que el producto final sea del agrado de los clientes, así como lo es en la actualidad.

Francisco Martino es el referente del emprendimiento y es ingeniero industrial con 10 años de experiencia en el rubro de materias primas para alimentos. El año pasado terminó un MBA en el IAE de la Universidad Austral de Argentina. También se desempeña como miembro del directorio de la UIP Joven y es director ejecutivo de la Fundación Industrial.

Comentó que inicialmente manejaban un restaurante, pero al paso del tiempo se dieron cuenta de que muchas empresas estaban teniendo problemas con la provisión de almuerzos para sus operarios y ante esa situación vieron la oportunidad de empezar a explorar este rubro con gran aceptación del mercado.

Actualmente se encuentran en proceso de lanzamiento de comidas congeladas con toque casero para todos los puntos de venta.

“Tenemos en camino una fábrica de cucuruchos para las heladerías nacionales, otro emprendimiento que tenemos”, explicó Francisco.

Agregó que el negocio principalmente busca atender las necesidades que tienen las industrias en la actualidad para proveer de almuerzos a sus respectivos trabajadores. Ese déficit se da en una gran cantidad de empresas en todo el país.

Francisco Martino, representante de la empresa La Tartería. Foto: Gentileza.

La Tartería cuenta con un menú diario que consiste en varios tipos de platos, además de las diversas clases de tartas que tiene la casa y los productos congelados que son tartas, almuerzos, panes y también dulces.

“Teniendo en cuenta la cultura de la alimentación, ya que cambiaron los hábitos de consumo, a la gente le gusta comprar productos ya preparados y luego calentarlos en las casas. Teniendo en cuenta eso, estaremos lanzando los productos congelados”, manifestó Martino.

Te puede interesar: Emprendedores LN: conquista a clientes con productos a base de maní

Emprendimiento

El representante de la empresa explicó que el emprendimiento tiene 3 años, surgió con la idea de hacer comida como en casa y poder llegar a los paraguayos con productos de calidad. Dijo que la idea es no buscar estandarización ni maximizar ganancias, sino la de tener una relación de largo plazo con los consumidores, que nunca se cansen de comer la comida que preparamos así como no se cansan de comer la comida que prepara la mamá en la casa.

Dijo además que todo emprendimiento en el país es un desafío, teniendo en cuenta que los sistemas no están hechos para ser formales y es más fácil ser informal.

“Se cuenta con mucha competencia que es informal, entonces estamos trabajando en condiciones distintas, no estamos cumpliendo las mismas exigencias. Por lo tanto, es muy complicado tener una competencia sana dentro del comercio”, dijo.

Las tartas preparadas para disfrutarla. Foto: Gentileza.

Efectos de la pandemia

Aunque la pandemia generó una situación negativa en varios sectores de la economía local y mundial, contrariamente a La Tartería le fue bien, ya que la industria de alimentos no se detuvo.

El empresario señaló que la complicada situación generada por el COVID-19 seguirá por un buen rato y que uno debe estar preparado para estar por lo menos unos 6 meses más a media máquina y luego empezar a despegar.

“Lo más difícil de emprender es dejar el salario fijo y la estabilidad de una empresa, el paso al vacío que uno da con la plena confianza en que lo que uno hace va a ser suficientemente bueno como para poder vivir de ello”, expresó Martino.

Agregó que al iniciar, lo más complicado es el control y como cualquier emprendimiento no se cuenta con sistemas informáticos acordes a las necesidades para el efecto. Entonces el sistema de control es muy intuitivo.

Desafíos

El desafío más importante como líder es no transmitir la incertidumbre o la inseguridad al equipo de gente que trabaja con uno, sino mostrar el norte, ir avanzando lentamente y siempre ser el motivador, ya que cuando no hay ánimos el camino se vuelve muy complicado, explicó.

Agregó que la ventaja de trabajar en el rubro de los alimentos es que no se conoce de crisis, ya que la gente no puede dejar de comer. “El problema es que tiene muy bajas barreras de entrada, una persona sola con una cocina ya puede trabajar en alimentos”, dijo el empresario.

Pave de chocolate es una de las opciones dulces que ofrece La Tartería. Foto: Gentileza.

Uno de los aprendizajes más importantes que tuvo es que cuando uno emprende debe considerar que va a empezar a ganar plata en el doble del tiempo que uno calcula.

“Es muy importante tener una reserva para poder vivir y mantener el negocio por este periodo. Si uno no cuenta con esta reserva, es mejor seguir trabajando y ahorrando para que cuando sea el momento de emprender lo podamos hacer con la cabeza tranquila”, afirmó.

Lee también: Emprendedores LN: renunció a todo y en 5 años consolidó Woz Paraguay, sitio de comercio digital

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar