México, México. AFP.

Al menos 7.000 traba­jadores de la salud han fallecido por covid-19 en el mundo, siendo México el país más golpeado, según un estudio de Amnistía Internacional (AI) difundido este jueves. “El hecho de que más de 7.000 personas mue­ran mientras intentan salvar a otras es una crisis de una escala asombrosa”, dijo Steve Cock­burn, director de Justicia Eco­nómica y Social de AI, citado en un comunicado. De esas defun­ciones, al menos 1.320 ocurrie­ron en México, “la cifra más alta conocida para un solo país”, destacó el informe “El costo de curar”.

Un balance de AI difundido el pasado 13 de julio daba cuenta de unos 3.000 trabajadores de la salud fallecidos en todo el pla­neta. El aumento a más de 7.000 se debe al incremento de los contagios en varios países, así como a la mayor disponibilidad de información, explicó. Detrás de México, el nuevo estudio ubica a Estados Unidos (1.077 muertes), Reino Unido (649), Brasil (634), Rusia (631), India (573), Sudáfrica (240), Italia (188), Perú (183), Irán (164) y Egipto (159). “Todas las perso­nas trabajadoras de la salud tie­nen derecho a estar seguras en el trabajo, es un escándalo que tantos estén pagando el precio final”, añadió Cockburn.

SUBREGISTRO

AI advirtió que puede haber un “subregistro” de víctimas en varios países. Sobre México, reconoció que el gobierno lleva un conteo detallado, lo que explicaría las elevadas cifras con respecto a otras naciones. Además de los 1.320 decesos, el país latinoamericano contabi­lizaba a finales de marzo 97.632 casos de covid-19 entre los tra­bajadores de instituciones de salud, recordó la investigación.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar