La posibilidad de usar bitcóin para el intercambio comercial, comprar medicinas o pagar cuentas en El Salvador, es vista por algunos como una ocasión incluso para obtener ganancias. Otros, sin embargo, temen perder su dinero en una operación.

En El Salvador, país con una economía dolarizada hace 20 años, el uso del bitcóin como omoneda de curso legal acaba de aprobarse en el Congreso, controlado por aliaods del presidente Nayib Bukele. Según el presidente, esta normativa contribuirá a la bancarización de la población y evitará perder “millones de dólares” en intermediación en el envío de remesas de salvadoreños desde el exterior.

Lea más: Santiago comienza nueva cuarentena por aumento de casos COVID-19 pese a vacunación

“Para la gente pobre va a ser malo, si usted paga en el bus no va a andar pagando con el teléfono [ndlr: con una aplicación]. ¿Cuándo va uno al mercado va a andar comprando un dólar de mango? ¿qué va a pasar con eso? No es muy correcto”, dice el albañil Santos Serrano de 59 años, quien transita por una plaza en pleno corazón de San Salvador.

“Yo no estoy de acuerdo con eso porque no lo puedo usar”, dice María Rivera, de 57 años, una vendedora ambulante de ropa. “Cómo me van a comprar si yo no lo puedo usar”, se pregunta. “Dicen que (con) pisto (dinero) ya no va a andar uno (en la mano)”, reclama.

“La adopción del bitcóin como moneda de curso legal plantea una serie de problemas macroeconómicos, financieros y legales que requieren un análisis muy cuidadoso”, señaló esta semana el portavoz del FMI, Gerry Rice, con cuyo organismo Bukele negocia un financiamiento de 1.300 millones para atender necesidades de su presupuesto.

Oportunidad segura

En el caso de Harold Barillas, un vendedor de minutas (hielo raspado con jarabe) frente a la catedral capitalina, usar bitcóin puede ser conveniente. “Yo pienso ponerlo en marcha, bajar alguna aplicación cuando llegue el momento”, afirma el pequeño comerciante de 38 años que planea invertir un poco de dinero en bitcóin.

“Todo está basado en riesgos, todo es que lo aprendamos a usar”, comentó por su parte Brenda Rodríguez, de 35 años, quien lee el diario en la plaza. Aunque, para la Universidad Centroamericana, “con el bitcóin, Nayib Bukele y los suyos se muestran dispuestos a apostar fuerte con recursos que no son los de ellos; una apuesta en la que se pone en juego el futuro del país y su gente”.

¿Pagar deuda externa en bitcóin?

“Los criptoactivos no cumplen las funciones del dinero. Para hacer dinero no es simplemente obligar legalmente a los ciudadanos a transar con ese criptoactivo”, considera el expresidente del estatal Banco Central de Reserva (BCR), Óscar Cabrera.

Para que una moneda cumpla con la función de “reserva de valor (...) no debe ser tan volátil”, explica a la AFP, lo cual no sucede con el bitcóin que ve bajadas y subidas permanentemente y, por esa razón, “no todo el mundo lo acepta como medio de intercambio”, refirió. En la ley aprobada por el Congreso se estableció que todas las contribuciones tributarias “podrán ser pagadas en bitcóin”.

Lea más: Viaje al espacio con Jeff Bezos vendido por 28 millones de dólares

“Si yo pago un impuesto en bitcóin, al segundo siguiente de la transacción cuando ese pago haya entrado a las arcas del Estado, ese bitcóin puede valer menos y entonces la recaudación tributaria se cae y quién asume para cubrir esa pérdida”, se preguntó el economista.

“La deuda externa imposible que pueda ser pagada con bitcóin. Los inversionistas internacionales son aversos al riesgo de transar títulos de deuda pública en bitcóin”, advirtió Cabrera. De acuerdo con cifras del Banco Central de Reserva (BCR) de El Salvador, la deuda pública del país llegó a 22.625 millones de dólares al cierre del 2020, representando un 87% del PIB.

Una ruleta rusa

Frente al argumento de que unas reservas en bitcóin también pueden subir y generar ganancias, el exministro de Hacienda y padre de la dolarización salvadoreña, Manuel Hinds, hace una comparación. “Es como decirle al que, jugando ruleta rusa, se ha pegado un tiro, que jugar a la ruleta rusa no es una mala idea porque el revólver podría no haber disparado”, escribió en una columna de opinión.

Además del riesgo de la alta volatilidad, Hinds ve peligro en el anonimato de las operaciones en criptomonedas, lo que puede ser aprovechado por “lavadores de dinero o evasores de impuestos y criminales en general”.

“Creo que no solo está apostando la economía del país, sino que está apostando su Presidencia, porque si esto le sale mal ya no va a haber proyecto político de Nuevas Ideas (el partido de Bukele) para un reenganche”, consideró por su parte Carlos Acevedo, otro expresidente del BCR.

Fuente: AFP.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar