A poco de imponer el uso obligatorio de mascarilla en todo espacio público, desatando la polémica en zonas de playa cuando se acerca el verano, España aclaró: no es necesaria para tomar el sol, si se respetan las distancias, ni para zambullirse en el mar.

Una ley que entró en vigor la semana pasada para hacer universal el uso de tapabocas al aire libre, incluso en la playa, generó rechazo sobre todo en regiones costeras, cuando España, país muy dependiente del turismo, prepara la temporada estival y aboga por la implantación de un pasaporte de vacunas.

Lea más: UA entregó beca completa a egresado de Arambé

Finalmente, la norma fue afinada en una reunión del gobierno y representantes de salud de las regiones del país la noche del miércoles. A partir de ahora, las personas se podrán quitar la mascarilla en la playa si se mantienen en un solo sitio y “respetando la distancia mínima de 1,5 metros con otras personas que no sean convivientes”, indicó un comunicado del Ministerio de Sanidad.

Sí tendrán que usarla si pasean por la arena, precisó el texto. Asimismo, se aclara que “otras actividades incompatibles con el uso de la mascarilla” son “el baño en el mar, lagos, embalses, ríos o en otras zonas de baño, así como en piscinas en el exterior o cubiertas”, así como “los momentos estrictamente necesarios para comer o beber”.

Obligatoria desde mayo de 2020 en las calles, bajo pena de multa, el uso de mascarilla se impuso en España muy poco después de la primera ola de la pandemia. España contabiliza hasta los momentos 3,3 millones de contagios y más de 76.000 fallecidos.

Lea más: Brasil: Instituto Fiocruz urge al confinamiento para frenar la pandemia

Fuente: AFP.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar