El organismo regulador de los medicamentos en Eslovaquia dijo el jueves que no podía determinar la seguridad de un lote de la vacuna rusa Sputnik V contra el COVID-19 entregado en Bratislava en marzo y expresó dudas sobre su composición.

“Los lotes de la vacuna [Sputnik V] utilizados en las pruebas preclínicas y en los estudios clínicos publicados en la revista Lancet no tienen las mismas características y propiedades que los importados en Eslovaquia”, dijo el Instituto Nacional de Control de Medicamentos (SUKL) en un comunicado enviado a la AFP.

Lea más: Angelina Jolie es una bombera experta atrapada entre las llamas

“Solo su nombre lo relaciona con las vacunas Sputnik V utilizadas en unos 40 países del mundo”, dijo el regulador de Eslovaquia, que, con 5,4 millones de habitantes, se enfrenta a una de las tasas de mortalidad por COVID-19 más altas del mundo.

“Sobre la base de las pruebas de laboratorio solamente, no es posible concluir sobre la eficacia y la seguridad en los seres humanos” del lote enviado a Eslovaquia, dijo el instituto, añadiendo que el fabricante de la vacuna no había respondido a las repetidas solicitudes de proporcionar datos sobre la composición de las primeras 200.000 dosis importadas.

El exprimer ministro Igor Matovic se vio obligado a dimitir la semana pasada en medio de un escándalo por la compra precipitada de dos millones de dosis de Sputnik V, que aún no ha recibido luz verde de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA).

En febrero, la revista Lancet informó de que la vacuna Sputnik V tenía una eficacia del 91,6%, lo que despejó las dudas sobre su fiabilidad. La vacuna se utiliza en Rusia y Hungría, entre otros países. Un total de 10.322 personas han muerto a causa del COVID-19 desde que comenzó la pandemia, 79 en las últimas 24 horas.

Lea más: PosCOVID: problemas psiquiátricos afecta a una de cada tres personas

Fuente: AFP.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar