Autoridades israelíes y oenegés peinaron este domingo las costas de Israel sobre el Mediterráneo tras constatarse una de las mayores mareas negras de la historia del país.

Este derrame es consecuencia del vertido de entre “decenas y centenares de toneladas” de asfalto desde un barco, de acuerdo con los primeros informes del Ministerio del Medio Ambiente.

“A causa de la contaminación bituminosa de las playas (...), los ministerios del Medio Ambiente, Salud e Interior instan a la población a que no vaya a las playas y así evitar bañarse o hacer deportes hasta nuevo aviso”, señalaron en un comunicado conjunto.

Funcionarios del Ministerio del Medio Ambiente, equipos militares, civiles y miembros de oenegés recorrieron las costas buscando betún.

Leé también: Ronaldinho de luto: muere su madre, víctima de COVID-19

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, visitó las playas de Ashdod, ubicadas al sur de Tel Aviv, para ayudar en el operativo de limpieza junto a la ministra del Medio Ambiente, Gila Gamliel.

“Debemos mirar hacia el futuro. Este hecho y otros similares ocurridos en todo el mundo nos demuestran lo clave que es alejarse de las energías contaminantes a favor de las energías renovables”, señaló Gamliel.

También se descubrió cerca de Ascalón, junto a la frontera con Gaza, el cadáver descompuesto de una ballena rorcual o de aleta. Se trata un macho de casi 17 metros y 25 toneladas. Expertos tomaron muestras antes de enterrarla para determinar si su muerte tuvo algún vínculo con la contaminación.

Lea también: Mueren seis militares en accidente aéreo en el oriente de México

Fuente: AFP.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar