California puso este lunes a 20 millones de personas bajo confinamiento en momentos de un fuerte aumento de casos en Estados Unidos y cuando el Reino Unido se apresta a iniciar su campaña de vacunación contra el coronavirus.

La orden de confinamiento en el sur de California incluye el cierre de la mayoría de las oficinas y la prohibición de reuniones, mientras que los bares y servicios, como las peluquerías, permanecen cerrados y los restaurantes solo pueden vender comida para llevar.

“Estamos en un punto clave de nuestra lucha contra el virus y debemos tomar medidas decisivas ahora para evitar que el sistema hospitalario de California se vea desbordado”, dijo el gobernador, Gavin Newsom, antes de la entrada en vigor de las medidas.

Estados Unidos es el país más enlutado del mundo en términos absolutos por el coronavirus con más de 280.000 muertos y 14,7 millones de contagios. En estas últimas semanas, hubo días en los que se reportaron más de 2.500 muertos en ese país, evocando los momentos críticos de la primera ola de la pandemia.

En las últimas 24 horas, se registraron 181.000 nuevos casos, según cifras de la Universidad John Hopkins. Entre ellos, el abogado personal del presidente Donald Trump, Rudy Giuliani. Giuliani, que aparece a menudo en público sin máscara, tuiteó que recibía “una gran atención” y que se sentía “bien” tras ser hospitalizado.

Te puede interesar: Vacuna china Sinovac obtiene US$ 515 millones

No bajar la guardia

La pandemia deja ya más de 1,5 millones de decesos y 67 millones de contagios en todo el mundo. Son las cifras oficiales, pero los números reales son sin duda muy superiores.

La segunda ola ha obligado a las autoridades de muchos países a implantar de nuevo restricciones, sobre todo en Europa, que se mantendrán en parte durante las fiestas de Navidad y fin de año.

En Italia, que superó los 60.000 muertos por COVID-19, el ministro de Salud, Roberto Speranza, ya advirtió que “no se podrá bajar la guardia” durante las fiestas. Las autoridades alemanas advirtieron el lunes que la curva de contagios no disminuye como se esperaba y las restricciones pueden aumentar en los próximos días.

La epidemia también atenaza a América Latina y el Caribe, región que registró un aumento del 18% de los casos en una semana, y ya suma más de 458.000 fallecidos y 13,5 millones de contagios.

Como consecuencia de este aumento, la región Metropolitana de Santiago, donde vive más de una tercera parte de la población de Chile, retrocederá desde el jueves a la cuarentena durante los fines de semana.

Pero en algunos países la situación mejora y las normas se flexibilizan, como en Perú, donde reabren este lunes cines, teatros, gimnasios y casinos, con aforo reducido.

Un atisbo de vida normal lucha por imponerse pese a las restricciones y en las últimas horas, países como Venezuela, Ghana y Rumanía celebraron elecciones en medio de importantes medidas de seguridad por la pandemia.

Lea también: COVID-19: Reino Unido hace últimos preparativos para el “día V”

Una maratón

El Reino Unido se convertirá el martes en el primer país occidental en comenzar una campaña de inoculación contra el coronavirus, un día histórico además para los los laboratorios Pfizer y BioNTech, que comienzan allí la comercialización de su vacuna contra el COVID-19. Será el “día V”, de vacuna... o de victoria, dijo el ministro de Sanidad, Matt Hancock.

El Reino Unido, el país más castigado de Europa en términos absolutos con más de 61.000 fallecidos, comenzará inmunizando a los ancianos y al personal en la primera línea de la lucha contra el virus, sumándose a Rusia y China, que ya iniciaron las vacunaciones.

China comenzó a inocular un antídoto experimental producido por Sinopharm en algunos sectores considerados prioritarios y Rusia empezó el sábado con su vacuna Sputnik V.

En un primer momento la campaña del Reino Unido se hará solo en hospitales debido a la necesidad de mantener la vacuna a muy baja temperatura, entre -70ºC y -80ºC. Más adelante se establecerán 1.000 centros de inoculación.

“Saber que están aquí, y que estamos entre los primeros del país en recibir la vacuna, y por lo tanto los primeros del mundo, es simplemente increíble”, afirmó Louise Coughlan, farmacéutica jefe del hospital universitario de Croydon, en el sur de Londres.

La reina Isabel II, de 94 años, y su esposo, el príncipe Felipe, de 99, estarán entre los primeros en vacunarse. La campaña de inoculación se parecerá más a “una maratón” o una carrera de fondo, “que a un esprint”, advirtió el director médico del Servicio Público de Salud (NHS), Stephen Powis.

El Reino Unido pidió 40 millones de dosis, suficientes para 20 millones de personas, ya que cada una tiene que recibir dos dosis con 21 días de separación. Es menos de un tercio de su población (66,5 millones) y el país cuenta con la próxima autorización de otras vacunas, especialmente la británica de AstraZenaca/Oxford.

Lea más: Pfizer: de fabricante del viagra a salvador contra el COVID-19

Carrera final

Estados Unidos prevé dar luz verde a las vacunas a finales de mes, mientras que Bélgica, Francia y España están planificando campañas de inoculación para enero, centrándose también primero en los más vulnerables.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en este momento hay 51 candidatas a vacuna, 13 de ellas en la etapa final de los ensayos clínicos.

En China, el laboratorio Sinovac Biotech anunció este lunes que recibirá una financiación de 515 millones de dólares del grupo chino Sino Biopharmaceutical para desarrollar su vacuna, llamada Coronavac, de la que espera producir 600 millones de unidades para finales de año.

La vacuna está en fase 3 de ensayos clínicos en varios países, como Brasil, pero el regulador chino todavía no dio permiso para que se comercialice.

Fuente: AFP.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar