Las conclusiones de la perito del Ministerio Público Elizabeth Benítez confirman que la firma Príncipe Di Savoia no es una empresa de maletín y así descarta el hecho punible de lavado de dinero, explicó el abogado Claudio Lovera, defensor del exsenador Óscar González Daher y su hijo Rubén González Chávez. Ambos están siendo juzgados por enriquecimiento ilícito, lavado de dinero y declaración falsa.

Lovera manifestó que la profesional contable afirmó ante el Tribunal de Sentencia que los ingresos de la firma Príncipe Di Savoia son lícitos y corresponden al pago de alquileres y dichos montos de dinero fueron depositados en las diferentes cuentas bancarias del presidente de la sociedad, Rubén González Chávez.

Asimismo, la misma profesional se rectificó ante el Tribunal de Sentencia sobre las conclusiones periciales referidas a los hechos punibles de enriquecimiento ilícito y declaración falsa, e incluso reconoció en audiencia oral que delegó tareas a un funcionario de la Seprelad que le fue asignado, de nombre José Armoa.

Te puede interesar: La Corte firmó convenio con Aduanas para implementar certificado de nacionalización digital

“La confesión de la perito contable en juicio oral, de que recurrió a criterios de profesionales no autorizados en este caso, viola totalmente la presunción de inocencia y denota que la labor de la profesional contable no acredita la existencia de los hechos punibles acusados” indicó el abogado Claudio Lovera.

El colegiado que juzga a padre e hijo está integrado por los jueces Yolanda Portillo, Yolanda Morel y Jesús Riera, quienes deberán analizar desde lo estrictamente jurídico lo que se está discutiendo en la audiencia oral y dictar un fallo objetivo. Los fiscales del caso son Lilian Alcaraz y Francisco Cabrera.

Podés leer: Piden captura de Javier Díaz Verón por no asistir por quinta vez a su audiencia

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar