Un sistema de repartija de licitaciones y pago de coimas quedó evidenciado en audios filtrados que revelan la manera en que el hombre de confianza de Miguel Prieto, Pedro Acuña, recibía millonarias coimas de recompensa en la discrecional adjudicación de la costanera Ñande Renda.

Un nuevo elemento se suma al rosario de irregularidades relacionadas con las licita­ciones durante la adminis­tración del ex intendente Miguel Prieto en Ciudad del Este. Esta vez, unos audios filtrados revelaron la forma en la que se adjudi­caron obras en la capital de Alto Paraná. El candidato que va por su reelección no sale de las denuncias de corrupción que al parecer toman fuerza considerando su escasa convocatoria en la marcha que organizó ayer, como una estrategia de evitar las auditorías de la Contraloría General de la República.

Pedro Acuña, hombre de confianza de Miguel Prieto, era quien recibía las millonarias coimas, según los audios filtrados. Solo en una oportunidad se alzó con G. 110 millones. Era un humilde funcionario que ahora se desplaza en una camioneta de alta gama, en menos de dos años de estar en la municipalidad.

La costanera Ñande Renda, ubicada en el Km 8 en el lago Acaray, es una de las obras de las que Prieto hace mención cuando habla de los tantos logros y progre­sos conseguidos durante su gestión; sin embargo, su construcción estuvo envuelta en un esquema de coimas y de reparto en la licitación, según se pudo ver anoche en “Tierra de Nadie”, por el canal GEN.

En diciembre del 2019 la Municipalidad de Ciudad del Este firmó un contrato por G. 11.524.728.822 con el consorcio Ñande Y Poti de Enrique Vázquez para la construcción de la cos­tanera Ñande Renda.

La adjudicación desde el inicio llamó la atención, dado que la oferta presen­tada por Ñande Y Poti no era una de las más bajas; sin embargo, pudo alzarse con el millonario contrato. Más tarde, los audios revelaron el mecanismo en el que se cocinó esta licitación.

Los audios son contunden­tes, en uno de ellos, Váz­quez cuenta que Pedro Acuña, hombre de con­fianza de Miguel Prieto y actual candidato a conce­jal, y Víctor Lugo, también candidato a concejal, pero de Minga Guazú, al que Vázquez identifica como un vendedor de celulares, fueron el nexo entre el con­sorcio y la municipalidad.

Enrique Vázquez, representante legal de Ñande Y Poti, relata en una de las conversaciones que tuvo que sacar dinero de una financiera para cumplir con el primer pago de coima.

EL CIRCUITO

Según las conversacio­nes filtradas, el negocio se armaba de esta forma, la municipalidad adjudica­ría esta licitación a favor de Ñande Y Poti a cambio de que Vázquez entregue millonarias “propinas”, las que fueron recibidas por Pedro Acuña, de acuerdo a las mismas conversaciones filtradas.

Una de las primeras coimas fue de G. 650 millones y se indica que fue abonada en febrero del 2020. Váz­quez relata en otra de las conversaciones que recién una vez que se entregó este dinero, la municipalidad le desembolsó el anticipo que estaba estipulado en el contrato, y el que dilataron por dos meses. A partir de ese primer pago la muni­cipalidad puso todo a dis­posición del empresario, sin controles ni nada de sus trabajos.

Parte del dinero de esta primera coima fue traída desde Encarnación en una madrugada. En los audios, el empresario cuenta que Hugo Benítez, actual inten­dente de Ciudad del Este, pero que en ese momento era concejal, en compañía de Acuña y Lugo lo llevaron hasta la capital de Itapúa a traer los G. 200 millones que faltaban para comple­tar la primera cuota, dado que los concejales “necesi­taban” ese dinero.

“El que manejaba la torta era Víctor y Pedro Acuña, él (Hugo Benítez) me acom­pañó a buscar la plata nomás”, cuenta Vázquez, quien agregó que fueron en busca del dinero en la camio­neta de Benítez.

Víctor Lugo, el “vendedor de celulares”, el que negoció para la municipalidad una licitación a cambio de coimas, de acuerdo a lo revelado en las conversaciones filtradas.

En total se pagaron G. 1.550 millones en concepto de coi­mas, según lo que detalló el empresario en las conversa­ciones filtradas. También afirmó que la obra de la cos­tanera ni siquiera fue fisca­lizada por profesionales de la municipalidad.

De esta forma, los hombres de confianza de Prieto eran quienes aparentemente decidían a quiénes se le entregarían las licitaciones, manteniendo el esquema de repartija que fue insta­lado por los zacariistas en la comuna.

Prieto ignora todas estas denuncias y las reduce a una “persecución política” sin explicar o desmentir lo revelado en los audios, todo esto mientras puja por la reelección y su entorno mimado por un lugar en la concejalía.­

Contrato entre el consorcio Ñande Y Poti y la municipalidad firmado en diciembre del 2019.
Pedro Acuña cambió su estilo de vida y ahora maneja una lujosa camioneta.
Casa de alquiler en la que vivía Pedro Acuña.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar