Ningún ente puede escapar del control de la administra­ción central del Estado, sos­tuvo en una entrevista el Dr. José Altamirano, ex minis­tro de la Corte Suprema de Justicia, al ser consultado sobre la polémica desatada en torno a las auditorías a las entidades binacionales por recomendación del Senado de la República.

Itaipú y Yacyretá se ubicaron en el centro de la atención ciu­dadana cuando la Contralo­ría General de la República confirmó que ambas entida­des notificaron que el orga­nismo de control no podrá realizar auditorías porque los tratados internacionales no lo permiten. Principal­mente, la administración de Nicanor Duarte Frutos es la más sacudida debido al inte­rés generalizado de conocer las rendiciones de sus gastos, ya que se niega a transparen­tarlos y eso lo tiene en pelea judicial con un periodista del Grupo Nación.

A partir de la sentencia judi­cial que ordenó al director de Yacyretá a proveer todo lo solicitado al periodista, más la serie de denuncias sobre sospechosas repartijas de fondos, comenzó el acorrala­miento a su administración, se pronunció el Senado y la Contraloría intentó iniciar una auditoría que fue blo­queada por las binacionales.

Las misivas remitidas por ambas binacionales seña­lan que ninguno de los dos Estados partes de las enti­dades podrán ejecutar meca­nismos de control o audito­rías de manera unilateral. Manifestaron a la Contralo­ría que la intención de audi­toría se enmarca contra las disposiciones del tratado; sin embargo, Nicanor y sus cola­boradores fueron más diplo­máticos y deslizaron una suerte de respuesta como­dín subrayando que están abiertos a cualquier consulta o requerimiento pertinente.

“La Contraloría es la matriz, la que debería intervenir y no es posible que se le nie­gue el acceso porque el hecho de que tenga una ges­tión internacional no evita que las partes intervengan directamente en su porción, expresando la binacionali­dad”, refirió Altamirano.

“Los intereses son dema­siado grandes y muchas manos están ahí adentro. Es nada más que eso, es obvio y absolutamente legítimo que la Contraloría intervenga, que le impidan y que bus­quen manera de evitarlo es sencillamente artimañas porque no hay otra manera de explicar. El contralor tiene que intervenir y si se le niega debe hacerlo con el auxilio de una orden judi­cial porque no es posible que alguien escape a los contro­les”, remató el abogado.

Una de las últimas reaccio­nes por parte de las bina­cionales debido a las cal­deadas reacciones en redes sociales fue precisamente la de publicar algunos datos. Ayer la Itaipú hizo conocer una sección dentro de su página web para visualizar inversiones de gastos rea­lizados durante la pande­mia. Duarte Frutos, por su parte, hace meses viene chu­leando con la publicación de algunas estadísticas, algu­nas por cierto imprecisas, de gastos sociales y publici­dad. Sin embargo, son puras planillas, no contienen las documentaciones respalda­torias requeridas que sus­tenten los millonarios des­embolsos.

Mientras tanto, la Contralo­ría ya anunció que van a pedir una orden judicial para pro­ceder al allanamiento de las binacionales en el marco de lo que compete al ente de con­trol en su carta orgánica.

El asesor jurídico de la Con­traloría, Darío Ortega, fue tajante al señalar las atri­buciones. Mencionó que la Constitución Nacional los habilita a través del artículo 283, en el cual se establece el control a entidades multina­cionales de cuyo capital par­ticipe el Estado.

Ex comandante y su hija en la binacional

Fátima Isasa, según recibo de salario, tiene una remu­neración mensual de G. 9.904.210, mientras que el padre percibe G. 14 millones al mes.

Nicasia Maldonado, la tía de Nicanor contratada por él mismo.

LA TÍA NICASIA

Nicanor Duarte Fru­tos contrató a la tía de su esposa como funcionaria de Yacyretá.

El director de Yacyretá, Nicanor Duarte Frutos, ha negado en reiteradas oca­siones que en la binacional se encuentren como funcio­narios familiares suyos; sin embargo, desde el 2019 es funcionaria de la entidad Nicasia Maldonado viuda de Solaeche, la tía de la esposa de Duarte Frutos.

Nicasia percibió en enero una remuneración que ascendía a G. 10.843.390. Según unas declaraciones anteriores de Duarte Fru­tos, Nicasia, de 71 años, ha trabajado siempre en el área social y en la artesa­nía, tratando de justificar la contratación.

Ingresos del ex comandante en la EBY.

Guitarrista en Yacyretá

Diana Barboza, guitarrista ubicada en Yacyretá.

Entre los tantos nuevos contratados en año de pan­demia en la Entidad Bina­cional Yacyretá (EBY) se encuentra la famosa can­tante y guitarrista Diana Beatriz Barboza Zayas.

Barboza Zayas ingresó a la entidad en octubre del año pasado y percibe ingreso mensual de G. 14.929.000 y creó un departamento de promoción cultural del cual es única funcionaria.

“Yo me presenté y solicité trabajo, ya que fui echada de la Corte Suprema de Justicia, sin sumario administrativo y estaba como consejera en el Fondec (Fondo Nacional de la Cultura y las Artes). Ahí no fui reelecta, entonces me quedé sin trabajo en los dos lugares y yo estaba con muchísimas deudas”, expresó la cantante.

Confirmó que ella misma se comunicó con el direc­tor de Yacyretá, Nicanor Duarte Frutos, y que le solicitó el empleo, dado que lo considera como “una persona que siempre apoyó a los artistas” y que lo sigue haciendo desde la binacional.­

Liquidación de remuneración del mes de enero del 2021.

Dejanos tu comentario

22H

¿Considera correcto que los camioneros fijen un precio y una utilidad por ley?

Click para votar