Para solventar sus estudios, la joven envió el presupuesto de su primer año de Medicina y le dieron G. 15 millones a través de ayuda social, cuando los beneficiarios de las becas, que deben concursar, reciben G. 5 millones anualmente. Su madre, candidata a concejala en Pirayú, confesó que gestionó para recibir el apoyo.

Entre la treintena de beneficiarios con las distintas transfe­rencias económicas reali­zadas entre el año 2019 y el 2020 por parte de la Enti­dad Binacional Yacyretá (EBY), resalta el monto de G. 15 millones otorgados de forma extraordinaria a la estudiante de Medicina Priscila Elizabeth Col­mán García, en concepto de “gastos de estudios uni­versitarios de la carrera de Medicina en la Universidad Politécnica y Artística de la filial de San Lorenzo”.

Lo más llamativo del caso es que es la única persona que fue beneficiada con una ayuda social para cos­tear sus estudios universi­tarios mediante una ayuda social de la EBY y no una beca, como deben hacerlo cientos de postulantes que presentan sus documentos y tienen que cumplir con varios requisitos.

Asimismo, llama la atención el monto que es tres veces supe­rior a los G. 5 millones anuales que reciben como máximo los alumnos becados.

De acuerdo con la coordina­dora del Área Social de la EBY, Nancy Núñez, el programa de becas es exclusivo para los estudiantes del área de influencia de la hidroeléctrica, es decir, para aquellos que se encuentren en los departa­mentos de Itapúa, Misiones, Caazapá y Ñeembucú. “Hici­mos el estudio socioeconómico y elevamos a consideración de la superioridad. Presentó todas las documentaciones y se le otorgó un aporte para solventar gastos del pago de cuota”, sostuvo la funcionaria sobre este caso.

Nota de solicitud de renovación de la ayuda social presentada por Priscila Colmán.

En mayo del año pasado fue aprobado vía resolución el financiamiento de sus estu­dios y en junio del mismo año recibió el dinero para el pago del primer año de Medicina. En la rendición de cuentas presentada por la estudiante ante la binacional se observa que volvió incluso a solici­tar la renovación del aporte económico para sus estudios en la Universidad Politéc­nica y Artística del Paraguay (UPAP).

“Ella solicitó a la entidad en forma particular un aporte para llevar adelante su carrera universitaria, en este caso la carrera de Medicina, expli­cando sus deseos de seguir estudiando y al mismo tiempo la situación de imposibilidad de hacerlo por la situación socioeconómica de su fami­lia”, dijo la encargada del Área Social de Yacyretá.

En este sentido, hay que des­tacar que la madre de la joven es Rocío García, quien ade­más de ser docente, actual­mente es precandidata a concejal en Pirayú por el movimiento colorado Com­promiso Republicano. García confesó en comunicación con este medio que fue ella quien gestionó el proceso para que su hija pueda ser beneficiada con este aporte.

“Ellos nos pidieron muchísi­mos documentos cuando fui­mos a averiguar, nos dieron una lista de requisitos y entre ellos estaba, que mi hija tenía que pedir en la facultad un presupuesto para un año y eso nosotros presentamos, todo está en su carpeta”, indicó. En estos documentos se observa que el costo mensual de la carrera es de G. 1.250.000, es decir, un costo total de G. 12.500.000 por los 10 meses del primer año.

Aun así, en primera instancia, Núñez recomendó que se le entregara G. 27 millones para costear además de la cuota y la matrícula los costos de ali­mentación y de transporte.

PRECANDIDATA A CONCEJALA AMEDRENTÓ A PERIODISTAS

Luego de la publicación del privilegio del que goza la hija de la precandidata a concejala a través de la página web del diario La Nación este viernes, la madre de la joven se comunicó con los periodistas de investigación para amedrentar a los comunicado­res y acusarlos de falsear los datos sobre su beneficio con la EBY.

La precandidata trató de “periodistas basura” a los investigado­res por publicar el hecho y acusó a los mismos de una persecu­ción en su contra, cuestionó que se publique su caso porque argu­mentó que son una familia humilde, que simplemente intentaba costear el gasto de estudios de su hija. Omitió el hecho de que la beneficiada es la única persona que recibe esta ayuda social para pagarse la universidad.

La misma se defendió diciendo además que recibió el benefi­cio de la EBY antes de ser precandidata por el partido colorado a través del movimiento Compromiso Republicano. Incluso, Rocío García insistió en que acudiría a las máximas autoridades del Grupo Nación, aunque no aclaró con qué fin.

Dejanos tu comentario

10H

El Gobierno no tiene intención de retirarse del mecanismo Covax, ¿está de acuerdo?

Click para votar