Florencio Martínez fue sorprendido el sábado último en horas de la noche con una camioneta de la institución mientras estaba tomando cerveza con un amigo. Al ser abordado sobre razones para disponer así de un bien del Estado reaccionó filmando a la periodista de nuestro medio para luego desatar una persecución a la misma en la camioneta mencionada, sin importarle que estaba tomado.

  • Por Jhojhanni Fiorini
  • Periodista de Investigación GN (0986) 800-145

Luego de que se hiciera viral el video en donde se ve al chofer del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), Florencio Martínez, tomando cerveza mientras tenía a su disposi­ción una camioneta del ente, desde la cartera anuncia­ron que abrirán un sumario al funcionario que ya pinta servirá para el blanqueo por las respuestas que brinda­ron para justificar lo injusti­ficable. Los propios vecinos del funcionario dicen que no sería la primera vez que el hombre usa a su antojo el móvil en cuestión.

Al parecer en el citado minis­terio se manejan como en sus casas los jefes y funciona­rios. En conversación con el jefe de Transporte del MAG, Renato Villagra, este afirmó que el funcionario tenía un permiso extraordinario para poder llevar el vehículo hasta su casa ya que el mismo había venido de un viaje desde San Pedro hasta el barrio Caña­dita de Ñemby, donde fue encontrado bebiendo junto con un amigo mientras tenía la camioneta consigo. Asi­mismo dijo que el sábado a las 18:00 Martínez le informó que ya estaba por Ñemby.

La camioneta estaba estacionada en la calle mientras el funcionario tomaba con un amigo esperando para lavar el móvil el sábado a las 11 de la noche.

“El señor es una persona muy trabajadora y muy volunta­riosa en la institución, es chofer y recibió una orden de trabajo de Contrataciones”, expresó el jefe de Martínez en un intento por defender al susodicho. Dijo también que el señor vive solo y por eso tuvo que volver el fin de semana para “poner en con­diciones su casa”, justificando de esta manera el permiso extraordinario para tener el móvil en su casa. “Porque uno se preocupa también por el compañero”, alegó Villagra.

ESPERANDO PARA LAVAR

Señaló que la camioneta llegó supuestamente sucia del viaje a San Pedro por lo que necesitaba un lavado que fue lo que supuesta­mente iba a realizar Mar­tínez cuando se lo ve en el vídeo. “No veo que sea en una farra, veo que está sen­tado en una vereda con una persona, yo converso con él y me dice que es amigo suyo, estaban esperando a la per­sona que les iba a lavar, si te fijas hay un cartel que dice lavadero”, mencionó el jefe. Al parecer el subalterno tiene mucha suerte con los privilegios de este tipo por­que en el barrio dicen que siempre lo ven paseándose en el móvil de la institución.

Sin embargo, hay que desta­car que según el propio jefe de Transporte del MAG el fun­cionario debía retornar al día siguiente a San Pedro nueva­mente, es decir que él iba a ser el responsable de conducir la camioneta una vez que haya sido lavada y aun así se encon­traba ingiriendo alcohol, por lo que se presume que iba a conducir en estado etílico, lo que constituye un delito. Se embarran más antes que aclarar y aplicar las correc­ciones pertinentes.

Renato Villagra, jefe de Transporte del MAG.

Desde Prensa del ministerio sostuvieron que el caso ya fue derivado a la Dirección de Anticorrupción y Trans­parencia (DAT) y a la Direc­ción de Asesoría Jurídica para instrucción del suma­rio por orden del ministro, Moisés Santiago Bertoni. Cabe resaltar que luego de que la periodista, Rossana Escobar, directora del área de Investigación del Grupo Nación expusiera al funcio­nario en un video este intentó seguir a la comunicadora con la propia camioneta del MAG, tomado, en una suerte de amedrentamiento ante el descubrimiento.

También desde la Contralo­ría General de la República (CGR) adelantaron que se abrirá un sumario para investigar al funcionario que habría incurrido en falta.

Al momento en que Escobar encaró al hombre, el mismo refirió que estaba de viaje, por lo que dejó la camioneta en su poder. La periodista insistió con la pregunta de “¿qué hacía allí la camioneta?”. El funcio­nario no supo argumentar el por qué la camioneta estaba en su poder e intentó ame­drentar a la comunicadora pidiéndole el número de telé­fono y diciéndole que “no hay que perjudicarse”.

De acuerdo al portal de la Secre­taría de la Función Pública, Flo­rencio Martínez percibe en pro­medio más de G. 6,5 millones y en diciembre alcanzó la suma de G. 9,2 millones.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar