La nueva casa de los paraguayos en la ciudad fronteriza con Alberdi ahora se encuentra en el ex hotel Casa Grande, con piscina, spa, jacuzzi, aunque el cónsul dice que solo alquilaron una parte.

Edgardo Francisco Massa, locador y pro­pietario del inmue­ble donde funcionaba la sede del Consulado paraguayo en Formosa, Argentina, edi­ficio ubicado sobre la calle España 702 de la referida ciudad, denunció a las auto­ridades de dicha dependencia diplomática, principalmente al cónsul Fernando Acosta, por cortar el contrato de loca­ción de manera irregular y dejando un clavo por alquiler de 8.300 dólares, más montos por lucro cesante, ya que el inmueble quedó inservible.

Según la denuncia de Massa, el Consulado (locatario) deci­dió rescindir “a su manera” el contrato sin comunicar tal decisión al locador ni a su mandante. Que el 15 de octu­bre de este año, remiten una nota en la que comunican que las llaves del local, objeto de locación, se encontraban con­signadas en la escribanía de Víctor Luis Arce.

Fernando Acosta, cónsul.

El afectado explicó que el Consulado utilizó el inmue­ble hasta el 15 de octubre de este año y que a principios de ese mes debía abonar la cuota trimestral (octubre, noviem­bre y diciembre), como esti­pula el contrato, que son de 6.900 dólares, pero no lo hicieron, tampoco pagaron una multa por rescisión de contrato, que son de 4.600 dólares. En total, serían 11.500 dólares, pero con la devolución de la garantía de 3.000 dólares quedaría a 8.300 dólares la deuda.

Según la nota firmada por Massa, “el Consulado, antes del 15 de octubre del 2020, no manifiesta siquiera por correspondencia episto­lar (carta simple o nota) la decisión al locador de res­cindir anticipadamente el contrato de locación. Menos aún, tal lo expresa y exige el contrato y el pro­pio código civil y comer­cial de manera fehaciente (carta documento, acta por escribano, telegrama cola­cionado). En tal sentido (erróneo), el propio cónsul se manejó por notas pri­vadas e informales con el agente inmobiliario, quien no es parte del contrato, por lo que carece de facultades para tomar decisiones que solo competen y compro­meten a las partes”.

Actualmente, el Consulado paraguayo en Formosa se trasladó hasta la calle Gon­zález Lelong 185, donde fun­ciona Casa Grande Apart, un lujoso hotel, que cuenta con piscina, spa y jacuzzi.

FACHADA. La entrada del Consulado en Formosa, parte del hotel Casa Grande Apart. Según el cónsul Fernando Acosta, ahorran 32%.

El cónsul paraguayo Fer­nando Acosta manifestó a un medio local (Agrepor) que cambiaron de sede debido a que en enero y febrero del año próximo estarían recibiendo a más funcionarios, por lo que decidieron ir a un lugar más grande, con más espacio para la gestión consular.

Acosta explicó a este medio que 60 días antes de un nuevo contrato firmaron en una escribanía lo que sería la rescisión del contrato con el representante del dueño del inmueble, Lazarini y Asocia­dos, una inmobiliaria con la que el Consulado tenía trato por el edificio, por lo que des­miente lo dicho por Massa de que supuestamente no avi­saron que iban a abandonar el lugar. El cónsul mencionó que durante la firma de la rescisión, pidieron la póliza de garantía, que son 3.000 dólares.

Massa dijo que el Consu­lado estuvo en su inmueble por siete años y durante ese tiempo realizaron construc­ciones no autorizadas, des­truyeron al menos 70 bal­dosas de origen europeo, dañaron las pinturas, varios baños dejaron sin funciona­miento. Explicó que en la con­dición que dejaron el edificio, no podrá volver a alquilar, ya que está destruido, por lo que pedirá una indemnización por lucro cesante hasta el día que vuelva a operar normal­mente el inmueble.

El cónsul dijo sobre este tema que también tiene documen­tos firmados por el represen­tante del dueño del edificio sobre las mejoras y cambios que hicieron en el lugar para adecuarlo durante la pan­demia, como la instalación de mamparas, lavatorio de manos y otros elementos para el uso de la gente.

“Nosotros siempre le tenía­mos a Lazarini y Asociados como representante del señor Massa y en realidad es pro­blema de ellos si ahora este señor dice que no le repre­senta, pero tenemos todos los papeles sobre la resci­sión y sobre la cuestión de las mejoras que hicimos en el edi­ficio. Siempre trabajamos con Lazarini y Asociados, y es a esta empresa a la que le paga­mos por el alquiler, ya que siempre nos firmó el recibo, las cartas”, dijo el cónsul.

SEPA MÁS

No usan piscina

El cónsul de Formosa, Fernando Acosta, dijo que solo alquilan una parte del hotel, lo que sería el sector administrativo, que cuenta además con un comedor, además del estacionamiento, no así lo que sería parte de los departamentos o dormitorios, como tampoco tienen acceso a la piscina, mucho menos al spa y al jacuzzi.

“Vinimos a un lugar más grande, ya que el próximo año esta­remos recibiendo a dos funcionarios más y además estábamos ahorrando 32% de lo que era la anterior sede y de esa manera ayudar al Estado”, dijo Acosta. Sin embargo, con la demanda que se les viene, el “ahorro” caería en saco roto, ya que por la situa­ción de la pandemia hay escasez de materiales y el dueño del alquiler que abandonaron estima por lo bajo 6 meses de lucro cesante, equivalente a unos 13.800 dólares, más los 11.000 de rescisión de contrato de forma irregular.

En otro momento, el cónsul manifestó que el hotel comprende dos edificaciones pegadas, que el Consulado solo utilizará la parte administrativa, además del comedor, una parte indepen­diente a los cuartos, con entrada independiente, que no tiene ninguna conexión con la pileta ni con los dormitorios. Fuentes hablan de que el alto funcionario de Cancillería tendría contrato de alquiler con el propietario del inmueble donde mudó ahora la sede consular de Formosa.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar