El exviceministro de Salud, Carlos Portillo, tiene detrás de él una fuerte rosca de amigos “informáticos” que se acomodaron con sueldazos y manejan millonarias licitaciones.

Esta rosca es el reflejo de la otra cara de Salud Pública, lejos de la miseria que padece el personal de blanco por falta de insumos, ellos manejan un dineral en compras de tecnología para “estadísticas” a precios de oro en algunos casos. Encabeza esta rosca quien fuera jefe de Tecnología en el Ministerio del Interior, cartera de donde viene el exviceministro.

En el grupo de privilegiados está Emidal González Aguilera, quien es director general de la Dirección General de Tecnología de la Información y Comunicación y percibe un salario de casi G. 20 millones. El segundo es Luis Álvarez Penayo, director de Seguridad Informática, este último gana al mes G. 19 millones.

También dentro de la rosca de Portillo está el jefe de Evaluación y Mantenimiento de Sistemas, Víctor Fernández Arce, quien percibe la suma de G. 10 millones mensuales, y en último lugar está Carlos Arias Noguer, actual jefe de la unidad de gestión administrativa, quien gana mensualmente G. 8,4 millones. Todos ellos han estado junto a Portillo desde que este era director del Sistema 911 en la Policía Nacional.

En este sentido, cabe recordar que Emidal González, por ejemplo, estuvo como director de Tecnología del Ministerio del Interior cuando se adquirieron los fallidos “botones de pánico” que fueron instalados en Asunción y que formaban parte de un paquete de adquisiciones de G. 60 mil millones. La administración del millonario contrato de los “botones de pánico” representaba una inversión de G. 11.000 millones, según las publicaciones periodísticas de esa época.

Parte de uno de los contratos firmados por leales de Portillo, impugnado por irregularidades. Foto: Gentileza.

Te puede interesar: Conflicto en Itauguá por terreno para parque ecológico

Tecnología para la Nasa

Los informáticos consultados ironizaron sobre las licitaciones, cuyo costo asciende a G. 53 mil millones en equipos de tecnología, software, etc., adquiridos por Salud Pública y manejado en gran parte por la Dirección de Tecnología a cargo del amigo de Portillo, Emidal González. Los expertos dicen que se compró tecnología “como para equipar la Nasa”.

Al parecer, los amigos informáticos de Portillo siguieron el modus operandi de firmar multimillonarios contratos para adquirir costosísimos sistemas informáticos. En el Ministerio de Salud, compraron por ejemplo un sistema integral de gestión gubernamental (GRP) para el ente por G. 32 mil millones, por ahora impugnado, también manejado por uno de los amigos, Luis Álvarez. No obstante, además del elevado costo del sistema, llama la atención que dentro de este llamado se realizó la compra de 10 computadoras personales (PC) de escritorio por G. 9 millones cada una. Lo más caro, no escatiman recursos económicos.

Este medio consultó con varios especialistas del sector y proveedores de máquinas y todos concluyeron que una máquina de las características solicitadas en el pliego de bases y condiciones está en torno a los G. 5,5 millones al público. Es decir, el precio estaría G. 3,5 millones por encima del costo promedio.

Igualmente, dentro del paquete de licitaciones por G. 53 mil millones se adjudicaron por ejemplo G. 9.295 millones para un sistema de repositorio de información sanitaria. De esta manera, uno podría pensar que con tales inversiones el ente a cargo de Mazzoleni sería un pionero en administración de base de datos y análisis estadísticos.

Sin embargo, la poca o nula eficiencia a la hora de proveer datos al público ha quedado demostrada ante los pedidos que ha realizado este medio, por ejemplo, en el caso de datos sobre salud mental en Paraguay, donde lo más actualizado que tiene el país deviene de un informe realizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el 2006.

Equipazo que necesita de millonaria capacitación

Los del clan de Portillo que vinieron a Salud eran considerados como astros informáticos, por eso fueron contratados en equipo. Sin embargo, dentro de los millonarios paquetes de compra de tecnología incluyen capacitaciones, que, traducido en lenguaje común, según explicaron especialistas del rubro, el servicio extra es para enseñar cómo usar el sistema.

En el contrato por valor de G. 9.295 millones para la adquisición e implementación de una plataforma tecnológica para la creación de un repositorio de información, incluyeron G. 2.500 millones en servicios profesionales, análisis de estadísticas e implementación del sistema, es decir para puesta en marcha, capacitación y manejo de la tecnología. Expertos dicen que esto ya debiera incluir el software adquirido.

Lea también: Azúcar repartida en kits sería de contrabando

Modernización administrativa

Carencia en la infraestructura y servicio sanitario, por un lado, por el otro modernización y equipamiento de primera a precios de oro.

Cabe recordar que la Dirección General de Tecnología de la Información y Comunicación (DGTIC), donde se amontonan los privilegiados como hemos visto, está bajo la responsabilidad del director Emidal González Aguilera, que no solo compró software por millones, sino también en hardware, este es el caso de por ejemplo la compra de teléfonos IP (Teléfono digital inalámbrico) por G. 5.200.000 cada uno.

Esto último en el marco de una licitación por G. 5.249 millones para una plataforma de comunicación hecha en diciembre del 2018. Dentro de este mismo llamado también llama la atención la adquisición de 25 unidades de switch de acceso de 24 puertos (utilizados para conectar los dispositivos que mencionamos anteriormente) por G. 36.092.000 cada uno, totalizando una suma de G. 902.300.000. Este mismo ítem en otras licitaciones costó G. 15,6 millones e incluso en un llamado realizado por la Universidad Nacional de Pilar (UNP) se compró el producto por solo G. 4.450.000.

Dejanos tu comentario

14H

Los casos de dengue comienzan a tener un ligero incremento. ¿Qué acciones considerás se deben aplicar?

Click para votar