Un balón de oxígeno salió despedido hacia el techo del Instituto de Previsión Social - IPS Central en el área de recarga. El cilindro pertenece a un asegurado con tratamiento ambulatorio y el accidente se debió a que los familiares compraron un balón que ya había sido perforado y puesto fuera de circulación, pero que alguien volvió a sellar para poder venderlo.

El Instituto de Previsión Social dio la explicación técnica del percance ocurrido anoche en el área de recarga de balones, con un cilindro adquirido por familiares de un paciente. El envase sufrió una descompresión acelerada por avería, a raíz de lo cual salió despedido, destrozó el techo y terminó en la calle. Felizmente nadie resultó herido, pero sí hubo importantes daños materiales.

Lea más: Balacera en playa de Cancún deja dos muertos y una turista de EEUU herida

“El asegurado compró un balón que ya había sido puesto fuera de circulación. Esto ocurre cuando los balones no pasan la prueba hidrostática y se procede a la perforación del mismo en su parte inferior para que quede inutilizable”, señala el comunicado del IPS.

Sin embargo, para que no se note la avería, irresponsables cerraron el agujero y falsificaron los sellos de seguridad para poder venderlo de vuelta, con lo cual engañaron a esta familia y provocaron el accidente. La recarga se realiza a una presión determinada y los operarios deben mantener distancia y durante este proceso los cilindros se recalientan, según el Departamento de Gases Medicinales.

Lea más: Al menos dos muertos y siete personas atrapadas tras accidente minero en Colombia

Dejanos tu comentario

21H

¿Considera correcto que los camioneros fijen un precio y una utilidad por ley?

Click para votar