Semana de moda y amores. Amal y George Clooney en estreno de filme, ella elegantísima y él siempre perfecto. La princesa Charlene sigue en Sudáfrica y subió foto con bendiciones y preocupa su delgadez. La madre de la reina Letizia de España está de novia y es noticia. Máxima cumple el sueño de ser “Frida” con un tocado-homenaje.

LA ELEGANCIA DE AMAL

Luego de mucho tiempo lejos de los flashes y de las alfombras rojas, la abogada y esposa de George Clooney demostró una vez más que domina el estilo de la alfombra roja en la premiere de “The Tender Bar”, la película basada en las memorias del escritor J. R. Moehringer, el que escribierá las memorias del príncipe Harry.

Amal es reconocida como una mujer estilizada y muy elegante, tanto de día como de noche, para una reunión de trabajo, una cena de gala, una boda real o un discurso en las Naciones Unidas, siempre se muestra acorde a la situación y luciendo impecable. El fin de semana pasado, acudía junto a su marido, al estreno del filme en el que Clooney ejerce esta vez como director. Llevó un vestido negro y plateado con estampado de motivos florales y semitransparente. Un original diseño, más largo por detrás que por delante y con un sugerente cut-out en los laterales y la espalda. La experta en derecho internacional combinaba su vestido con unas espectaculares sandalias negras adornadas con grandes aplicaciones de cristal en el empeine. Unos adornos que hacían juego con unos grandes pendientes de brillantes que caían en forma de cascada. Completaba el estilismo, un clutch plateado con una perla de cierre. Su larga melena suelta y al natural y un maquillaje discreto en el que los ojos adquirían todo el protagonismo han completado este look, perfecto para una noche de estreno. A su lado, George Clooney, con un traje de chaquetas en gris oscuro y camisa negra, parecía haber elegido su conjunto para resaltar todavía más la belleza de su mujer. Casualidad o no, Amal Clooney brilló con un look sofisticado, con un punto sensual y, sobre todo, con mucha clase.

CHARLOTTE EN CHANEL

Charlotte de Mónaco, junto a Kristen Stewart y Lily-Rose Depp, son las jóvenes embajadoras de la Maison Chanel y estuvieron juntas en el front row de colección primavera-verano 2022 de la casa, creada por la que fuera mano derecha de Karl Lagerfeld, Virginie Viard, bajo la consigna de homenaje a las colecciones de la casa de los 80 y 90. Carlota Casiraghi es más que la imagen de la casa ya que participa de numerosas actividades relacionadas a la maison como charlas literarias y hasta de cantautora en uno de sus desfiles. En esta ocasión de la Semana de la Moda de París, disfrutando del desfile ya posó como digna musa de la marca. Lo ha hecho con un vestido blanco de manga farol, con bordados en relieve, en tonos pastel y de motivos florales. Un conjunto actual y muy femenino que combinaba con el look de belleza del momento, especialmente para las jóvenes del jet set, el de maquillaje de efecto “cara lavada” y pelo como recién levantada. La ausencia de pendientes u otros complementos reforzaban esta estética tan sobria como contemporánea. Junto a ella, con el mismo estilo, despojado y sin estridencias, Kristen Stewart, con un dos piezas en tweed rosa y mocasines con calcetines blancos, y Lily-Rose Depp con un conjunto de satén y tweed.

La colección para la primavera-verano de 2022 de Chanel ha sido todo un homenaje a la moda de finales de los 80 y los 90 y la recreación de las pasarelas de entonces, elevadas y con los fotógrafos apostados en los laterales, la escenificación perfecta de esta inspiración. Las modelos realizaban sus mejores poses frente al objetivo, como antaño cuando el exceso era sinónimo de buen gusto. Un exceso que también hemos visto en las nuevas propuestas de silueta XL a modo de vestido, de grandes piezas bijou, de bolsos en rosa chicle, de tops dorados y colores vivos como el amarillo o el morado. A aquella época también nos recuerdan algunos conjuntos de mallas ciclistas o pantalones pirata, trajes estampados con logo o los tops cortos y ajustados. El binomio del blanco y el negro que también marcó la época y que ha ido siempre sinónimo de la elegancia de Chanel cobra aquí especial protagonismo en trajes de chaqueta bicolor y biquinis y bañadores que juegan con ese contrate.

CHARLÈNE DE MÓNACO MÍSTICA

La princesa Charlène ha compartido una nueva foto suya, que ha preocupado a muchos por la extrema delgadez que muestra. Continúa en Sudáfrica recuperándose de los problemas de salud que la mantienen allí desde el pasado mes de mayo y que hizo que hace pocos días la hayan vuelto a obligar a hospitalizarse. La grave infección que comenzó luego de un tratamiento para un implante dental le afectó seriamente los oídos y ha llegado a causarle trastornos graves en las vías respiratorias que ha obligado a la princesa a pasar varias veces por quirófano y le impide viajar en avión y, por tanto, regresar al principado de Mónaco junto a su marido y sus hijos, los mellizos Gabriella y Jacques. El príncipe Alberto acaba de asegurar en Mallorca, donde ha viajado para asistir a la inauguración de un exclusivo club deportivo, que está mucho mejor. Ahora ha sido la propia princesa quien ha publicado una foto suya en la que se muestra sonriente. Está sentada con los brazos apoyados en una mesa, viste una remera negra y un collar que parece ser un rosario de cuentas blancas. “God Bless” (Dios bendice), escribe. Sobre la mesa, un libro abierto que muchos pensaron era la Biblia. Ella permanece en su país natal y el príncipe dijo que pronto estarían todos juntos. Lo que ha preocupado seriamente a muchos es su extrema delgadez. Hace algo más de un mes, después de su último ingreso hospitalario, el príncipe Alberto y los niños fueron a Sudáfrica para pasar unos días con Charlène. Con este gesto el príncipe demostró que apoya a su mujer a pesar de la distancia y de los insistentes rumores sobre una crisis en el matrimonio. Con la última foto, Charlène no ofrece ningún detalle sobre su salud y ni sus palabras ni su imagen dicen que pase por su mejor momento. La princesa de 43 años hizo su primera salida pública junto al rey zulu y se la vio extremadamente delgada.

LA MADRE DE LETIZIA, ENAMORADA

Toda España habla del noviazgo de Paloma Rocasolano (69), madre de la Reina Letizia, con un empresario nigeriano, divorciado y con tres hijos de un matrimonio con una catalana. El novio de de la señora, que está divorciada desde hace muchos años y nunca se casó nuevamente como sí lo hizo el padre, se llama Marcus Tokuaboh Brandler y nació en 1957 en Nigeria, entonces colonia británica. Sus padres fueron J.L. Brandler y Pamela Margaret, un matrimonio que tuvo cinco hijos. David, Andrew, Marcus, Penelope y Robert. Dos de ellos, David y Marcus, nacieron en tierras africanas. Brandler es un hombre importante, y su empresa Tillbrook Products se dedica al comercio de té, café, cacao y especias y llegó a España hace unos cinco años, primero a Barcelona. Después se mudó a Madrid. Es un experto en los negocios y suele tratar con otras empresas de Asia, ya que ha tenido varias compañías dedicadas a la importación y exportación. En 1991 se casó con una catalana de Banyoles (Girona) con quien tuvo tres hijos, Maximilian (1991), Joachim (1993) y Benjamin (1996). Así aparece en la página dedicada a los descendientes de William Plowman, reconocido militar del siglo XVII del que Brandler es familia lejana. La madre de Letizia, que dicen es la abuela preferida de la princesa heredera, Leonor, es una elegantísima señora que se mantiene muy bien y se destaca por su estilo en actos oficiales y donde le toca aparecer como madre de la reina. Discreta, tiene una vida ligada a la clase media, es enfermera jubilada y fue importante sindicalista del gremio. El padre de Leticia, Jesús Ortiz, es de profesión periodista y luego del divorcio con Paloma ha rehecho su vida. Lo que llama la atención en este caso es que durante décadas nunca se había hablado de la vida sentimental de la madre de la reina y ella nunca se había mostrado con una pareja.

MÁXIMA COMO FRIDA

Ya sabemos el gusto por los tocados grandes y el colorido de Máxima de Holanda. Y esta vez, la ocasión ha hecho que se dé el gusto de aparecer con un llamativo tocado de flores justamente en una exposición de homenaje a la icónica artista mexicana y universal, Frida Kahlo, en Assen, Países Bajos. La reina apareció feliz con un look muy simbólico y con aires latinoamericanos y, sobre todo, ligados a México y al estilo de la propia artista plástica el jueves pasado.

El toque principal lo dio el tocado hecho de flores, similar a los que usaba Frida y ha servido como homenaje a la artista en la inauguración de una exposición sobre su vida y su obra. Tanto el tocado como el look estaban compuestos de los elementos más característicos de la mexicana: flores y mucho color. Máxima de Holanda ha buscado en su vestidor la combinación más acertada para la inauguración de ‘Viva la Frida’, como se llama la muestra. Y ha lucido un conjunto que usó ya en el 2017, y que estrenó en el 2016 para el Día del Rey. Una amplia falda de raso de Natan, con maxiflores estampadas sobre un fondo blanco perlado. Y el mismo top, en color fucsia y con cuello barco que usara en esas ocasiones al igual que los mismos zapatos –con detalle de vinilo– y el mismo clutch. Su tocado mostraba los colores fucsia y azules. Feliz se la vio a la reina argentina, cuando al llegar a la exposición fue recibida por los tradicionales mariachis. Como cualquier visitante, sacó de su cartera la tarjeta con el código QR que habilitaba el paso a la muestra y entró.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar