El exseleccionado paraguayo Julio Valentín González Ferreira, máximo goleador en el 2005 del club Vicenza Virtus de Italia, anunció a través de su cuenta en Twitter que este año realizará la publicación de su biografía en Vicenza, Italia, la ciudad que lo adoptó como hijo, como él mismo lo declara.

La Nación tuvo acceso a una entrevista exclusiva con el exfutbolista, donde relató detalles acerca del lanzamiento del libro, además habló de vida, su historia y de lo que se encuentra haciendo en estos momentos.

Es noticia: El sábado 6 de marzo se realizará la Fiesta de la Guayaba

En la ocasión, Julio reveló que esta biografía nace a partir del impulso y el apoyo de sus familiares, amigos y conocidos, quienes desde hace mucho tiempo lo animaban a contar su historia, debido a que es dueño de un gran testimonio de vida, por lo que podría ser de gran ayuda para otras personas.

Para iniciar el proyecto, contactó con Filippo Tecce, el italiano que voló hasta Paraguay, y durante una semana intensa de acompañamiento y trabajo logró reunir todos los datos para luego plasmarlos en lo que próximamente será un compendio de la historia de vida del exdeportista.

Es así como en la quincena del próximo mes de junio, esta biopic saldrá al mercado. Se trata de un material de 200 páginas que narra toda su vida, desde su nacimiento hasta la actualidad, contando su carrera profesional como futbolista, momentos del accidente y cómo le marcó la vida, su vuelta al fútbol y el trabajo que lleva realizando desde su vuelta al país. El material aún no lleva nombre debido a que se encuentra en la etapa final y en las próximas semanas se estarán ultimando los detalles.

Historia

González Ferreira había jugado por la Albirroja en la Copa América 2004. Y luego en el mismo año se presentó con el equipo para competir en los Juegos Olímpicos del 2004 en Atenas, donde logró una medalla de plata. En aquella temporada, el exdelantero debía representar a Paraguay junto a la selección paraguaya en la Copa Mundial de FIFA 2006 en Alemania.

Pero el 22 de diciembre del 2005, estando en la mejor etapa de su carrera profesional, sufrió un grave accidente automovilístico camino al aeropuerto de Venecia, durante sus vacaciones. Tras varios días de permanecer hospitalizado, finalmente el 17 de enero del 2006 se le fue amputado su brazo izquierdo.

A consecuencia de esto, fue sometido a largos períodos de rehabilitación y a pesar de no tener un brazo, tuvo su regreso al fútbol: luego de dos años volvió a la cancha al firmar un contrato con Vicenza para la temporada 2006/2007. Fue galardonado con el Premio Giacinto Facchetti por el diario deportivo italiano La Gazzetta dello Sport.

En el 2007 volvió a Paraguay y continuó jugando en Tacuary. Y desde el 2009 hasta ahora, Julio fue nombrado como director de la Fundación Intercampus Paraguay, un proyecto social del prestigioso club FC Internazionale Milano con sede en nuestro país, una academia de fútbol juvenil que trabaja con niños de escasos recursos de Cateura y Zeballos Cué, en el que están involucrados 300 niños.

La hermosa familia de Julio González Ferreira y su esposa Paulina Monatanaro, junto a sus 4 hijos. Foto: Gentileza.

Además, de forma regular se dedica a dar charlas motivacionales a niños jóvenes y adultos en escuelas, colegios, universidades, empresas privadas y entidades públicas, con las que transmite sus experiencias y los logros alcanzados con el objetivo de ser un punto de referencia y motivación para quienes le oyen.

Leé también: La importancia de la nutrición para el rendimiento laboral

Julio González Ferreira inició su carrera deportiva desde muy joven, ya que a los 18 años ya jugaba en primera división en el club Guaraní, también fue parte de la selección paraguaya Sub 20 para luego ser transferido al Vicenza de Italia. En el 2002 pasó al club Huracán de Buenos Aires, Argentina, en condición de préstamo, y luego volvió a Italia, por citar algunos de sus logros.

Mensaje

Al finalizar, destacó algunas palabras, dirigidas especialmente a los jóvenes: “Sueñen, los sueños están para cumplirse y que tengan siempre fe y esperanza en que el mañana va ser mucho mejor de lo que es el presente, o de lo que fue en el pasado. Y siempre con la confianza puesta en Dios pueden lograr alcanzar los objetivos y hacer realidad esos sueños que hasta inclusive parecen imposibles. Con la fe, la esperanza y la confianza puesta en Dios, soñar en grande, que esos sueños se hacen realidad, con la ayuda de Dios, siempre. Con cosas imposibles, Dios se va a encargar de hacer realidad esos sueños”.


Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar