Uno de los importantes logros obtenidos por el país en los últimos días es que el Grupo de Acción Financiera de Latinoamérica (Gafilat) aprobó la eva­luación antilavado de dinero de Para­guay. El hecho, antes que ser un logro del Gobierno como quieren hacer creer algu­nos, es un avance significativo que se ha obtenido mediante el trabajo consciente del sistema privado financiero, que es el que maneja el flujo de los recursos mone­tarios en el país.

Es una muestra evidente que aquí no circulan a su antojo fondos provenientes de actividades que están fuera de la ley, según la evaluación de los entendidos. Por lo tanto, con la aproba­ción del organismo de control latinoame­ricano ha evitado volver a la lista gris de los países que tienen fallas en sus siste­mas de prevención.

La calificación que quiso ser capitalizada políticamente por las autoridades se cono­ció la semana pasada y constituye un espal­darazo al trabajo realizado por el sistema bancario del Paraguay que ha colaborado fuertemente, sobre todo en algunos sona­dos casos, con la prevención del lavado de dinero.

Con la mencionada certificación, el Paraguay ha eludido el peligro de integrar la lista de países que no colaboran suficien­temente en la circulación de dinero sucio que está bajo la supervisión del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), cuyos controles suelen ser muy estrictos.

Por consiguiente, se está dando un men­saje importantísimo al sistema econó­mico internacional, en el sentido de que el Paraguay es creíble y transparente, que demuestra su fortaleza institucional. Como indicó un especialista, el sistema banca­rio ha demostrado que no solo es eficiente y solvente, sino que es ampliamente íntegro.

El economista Aníbal Insfrán señaló a uno de los medios que nuestro país cuenta con muchos avances en materia de antila­vado, que se pueden apreciar en el sistema financiero nacional. Agregó lo que se debe buscar ahora es que el resultado positivo del Gafilat se refleje en hechos prácticos de importancia, como el aumento de las inver­siones en la nación.

Se ha señalado que a la hora de ver la segu­ridad para las inversiones en un país se observa con atención la calificación de Gafilat sobre el sistema antilavado de dinero en esa nación, pues forma parte muy importante de su imagen de fiabilidad.

El ex presidente del Banco Central del Paraguay (BCP) Carlos Fernández Valdo­vinos señaló que se trata de un respaldo internacional a lo que se ha realizado aquí, y que con ello se complementa con la mejora en la perspectiva de la calificación de riesgo de Moody’s.

En declaraciones emitidas en el programa “Cara o cruz” por Unicanal, Fernández Valdovinos afirmó que uno de los casos importantes analizados por Gafilat, y que fue decisivo para la calificación es la detec­ción de la carga de 3.000 kilos de cocaína en un puerto privado de Villeta. El carga­mento tenía como destino algunos países europeos y sus responsables fueron descu­biertos mediante datos denunciados por el Banco Basa, donde habían realizado depó­sitos de dinero en efectivo de altísimo valor.

El economista sostuvo que la detención de ambos imputados por tenencia y tráfico internacional de drogas y por comercio de narcóticos se logró mediante una rápida acción de Basa, al comunicar al Ministerio Público sobre las actividades sospechosas realizadas por Christian Turrini dentro del sistema financiero, en setiembre del 2020.

Fue más allá y señaló que la lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo necesita del sector privado y del financiero, ya que los bandidos tratan de meter el dinero sucio en el sistema de las finanzas que opera en la legalidad. Si bien la contribución de los organismos estatales es importante, no se podrían lograr mayo­res avances en la lucha contra el ilícito sin el aporte fundamental del sistema finan­ciero privado. Lo sucedido en esta ocasión lo ha demostrado con creces.

Estos hechos de gran relevancia para la vida del país no hay que mezclarlos con la actividad política partidaria, como es ten­dencia de este Gobierno, a fin de seguir manteniendo la lucha contra el ilícito con buenos resultados. Porque la contamina­ción politiquera, lejos de ayudar, será un gran perjuicio para enfrentar los proble­mas de mayor envergadura que se deben encarar.

Dejanos tu comentario