Los efectos del coronavirus siguen dominando en gran medida la atención de la gente y causan la preocupación de buena parte del país. Pero se han dado algunas novedades llamativas, una de las cuales es que con el inicio de la vacuna­ción de los septuagenarios parece haber cobrado mayor vigor la campaña de inmunización y que las cifras de conta­gios estarían cayendo.

En los centros médicos están llegando un poco menos de personas que consul­tan para urgencias, afirmó a los medios de comunicación uno de los viceminis­tros de Salud Pública. Y, si se miran los números de los últimos días, parece tener razón el funcionario.

Las cifras revelan que en los prime­ros días de mayo se ha notado una leve disminución de contagios y de muer­tes por covid. Desde el 1° hasta el 10 de mayo se produjeron 824 decesos por la enfermedad, lo que hace un promedio de 82 (82,4) fallecimientos por día. Si se hace la comparación de estos 10 prime­ros días de mayo con los 10 últimos de abril, se nota una clara diferencia, pues desde el 20 hasta el 30 de abril se regis­traron 915 fallecidos, lo que da un prome­dio de 91 (91,5) muertos por jornada. Lo que implica que en los 10 primeros días de este mes han fallecido 9 (9,1) perso­nas menos por cada día transcurrido. Por consiguiente, descendió en 10% la canti­dad de muertos con relación a los 10 últi­mos de abril.

En cuanto a cantidad de contagios, la ten­dencia es la misma, pues la disminución del número declarado de enfermos entre los 10 primeros días de mayo frente a los 10 últimos de abril ha sido del 14,3%. Por­que de los 2.403,1 casos por jornada del último tramo de abril el número de nue­vos enfermos de los 10 primeros días de mayo descendió al promedio de 2.060,7, lo que representa una caída de 342,4 con­tagios por cada jornada de mayo.

Aunque es muy temprano para afirmar que la merma de enfermos es una ten­dencia que se puede extender, resulta un hecho que no se puede desconocer. Los técnicos sostienen que, si se mantiene la propensión, se estima que en pocos días más podría disminuir el número de los internados en los hospitales y en los servicios de terapia intensiva, que hasta ahora se encuentran en los picos más ele­vados. Aunque hablar del futuro siempre es muy delicado.

Hasta el 10 de mayo se han contagiado de la pandemia 299.684 individuos, de acuerdo con los registros del Ministerio de Salud Pública. Este número repre­senta tan solo el 4,07% de la población del Paraguay. De esta cantidad de personas contagiadas, han fallecido hasta ahora 7.209; es decir, el 2,4%.

De todos los que se enfermaron, 248.587 pacientes se han recuperado, lo que cons­tituye el 82,94% del total, en tanto que el 14,66% restante, que son 43.934 perso­nas, seguía con la dolencia. De este último número, solo una pequeña parte, que son 3.304 individuos, se encontraba internada en los hospitales del país, entre quienes 565 pacientes estaban en una Unidad de Terapia Intensiva (UTI). Los ingresados en terapia últimamente necesitan más tiempo que antes, lo que repercute negati­vamente en el recambio de pacientes.

En nuestro país menos del 5% de las per­sonas contagiadas de covid-19 llega a terapia intensiva. Y de los enfermos que entran en los servicios intensivos, entre el 35% y el 40% fallece, un porcentaje que es similar al que se observa en las otras naciones de la región. Lo que significa que la mayor parte de los atendidos en UTI recuperan su salud y pueden seguir haciendo su vida después.

El hecho de que solo una reducida por­ción de la población nacional esté afec­tada directamente por el coronavirus no hace menos grave la situación. Pues en todo este tiempo se ha observado que, además de sus repercusiones sanitarias, ha tenido y sigue teniendo una influen­cia decisiva en lo social, en lo económico y en otros ámbitos de la vida, que ha hecho tambalear a la estructura del país.

Debido a ello los datos de la disminución de casos en los últimos días es una exce­lente noticia que esperamos se siga con­solidando.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar