Entre tantas noticias que cau­san pesadumbre porque hablan del avance del coronavirus y el aumento de fallecidos, el Fondo Monetario Internacional (FMI) afirma que la economía paraguaya se mantendrá firme este año. Asegura que crecerá un 4%, así como señaló el año pasado, a pesar de las vicisitudes que está soportando, por­que las condiciones internacionales son favorables y la producción nacional está bien. Aunque el Banco Central del Para­guay (BCP) no se ha pronunciado toda­vía últimamente sobre el tema, existen indicios en distintas áreas de la actividad económica que hacen pensar que el 2021 será un año mejor al pasado y que habrá una importante expansión que ayudará al país a sobreponerse a los malos momentos sanitarios.

Aunque el organismo internacional se mantiene firme en su visión optimista, no se sabe a ciencia cierta en estos momen­tos cómo se van a desenvolver los distintos elementos que intervienen para que final­mente la economía despunte con un alza como la que se pronostica. El obstáculo que no permite apostar con mayor opti­mismo es el panorama de emergencia sani­taria y social que repercute en todo.

En la actualización de su informe sobre las Perspectivas de la Economía Mundial, conocido el martes 6, el FMI señala que la economía paraguaya crecerá este año en el porcentaje ya anunciado en el 2020 y que afronta el desafío de la vacunación contra el covid-19, pues de eso depende que pueda aumentar su crecimiento. Destaca que las economías de América Latina tendrán este año un aumento levemente mejor al previsto, gracias al rebote de la activi­dad de los exportadores de materia prima. Aunque la recuperación tiene el obstáculo impuesto por la falta de suficiente cantidad de vacunas contra la pandemia. Debido al buen panorama, el organismo internacio­nal elevó las previsiones de crecimiento de América Latina para este año al 4,6% gra­cias al aumento de las exportaciones de la región. “Después de una fuerte caída en el 2020, solo se espera una recuperación leve y de varias velocidades en América Latina y el Caribe en el 2021”, remarcó el FMI.

Hay otros datos que apuntalan el pronós­tico de un alza importante para este año en el país. Son tres hechos que revelan la realidad actual: Uno es que las expor­taciones de carne vacuna han tenido un incremento del 35%, en volumen, en el pri­mer trimestre de este año frente a igual período del año pasado. En tanto que las facturaciones de maquila también tuvie­ron un buen desempeño ya que de enero a marzo se enviaron productos manu­facturados por valor de 249,0 millones de dólares, lo que representa un alza del 47% frente a lo exportado en el primer tri­mestre del 2020. Otra noticia importante es el alza en las recaudaciones impositi­vas, ya que revela que hay movimiento económico suficiente para que suban los pagos tributarios. Así, el incremento de los ingresos impositivos de la Subsecretaría de Estado de Tributación (SET) del primer trimestre fue de 5,5% frente a los del año de referencia, 2019. En tanto que Adua­nas percibió un 22,6% más que en similar período del 2020.

Según algunos analistas, aunque el influjo de la salud es fundamental, si la actividad económica puede desenvolverse sin obs­táculos a pesar de la pandemia, es seguro que se producirá un buen crecimiento eco­nómico. Afirman que, si no hay elementos que impidan el normal desarrollo de las actividades, como la cuarentena rigurosa o el aislamiento estricto, el país puede des­envolverse con un movimiento que mejo­rará los indicadores y que se traducirá en más inversiones, más trabajo, aumento del consumo y mejora del comercio. Por eso el FMI asegura que este año la tasa de desempleo bajará al 6,1% del 6,6% del año pasado.

Teniendo en cuenta estos elementos, es de vital importancia que las autoridades nacionales evalúen la situación exami­nando todos los componentes de la rea­lidad para tomar alguna determinación sobre el aislamiento. Que hablen con el sector privado, consultando con las empre­sas, oyendo la opinión de los trabajadores, palpando el sentir de la gente común.

El país necesita trabajar, producir y gene­rar riqueza para hacer frente con la sufi­ciente solidez económica las consecuen­cias de la pandemia. Más que nunca, hoy la salud necesita de la economía.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar