La situación del país a causa de los nuevos contagios y dece­sos por covid-19 está empeo­rando peligrosamente. El panorama es tan delicado que si no se adoptan medidas heroicas se podría llegar al colapso del sistema sanita­rio. Tal es el diagnóstico rápido ante la aparición de los últimos datos de la enfermedad que hablan de la mala situación de los pacientes, del males­tar de los familiares de enfermos, de hechos que preocupan al personal de salud y que ponen en jaque la estabili­dad de las autoridades del sector.

Las cifras dadas a conocer por Salud Pública el 3 de marzo indican que la cantidad de enfermos en áreas de cui­dados intensivos ascendía a 270, el número más alto de que se tenga noti­cia en el país, lo que da la pauta del momento álgido que se está viviendo. El total de internados por coronavi­rus en los hospitales era de 1.103 per­sonas, una cifra nunca alcanzada hasta el momento. En tanto que el número de nuevos contagiados en un solo día también es de los más elevados que se ha registrado hasta ahora, 1.341 casos, solo inferior a la cifra alcanzada el 26 de febrero pasado cuando se llegó a 1.414 contagiados en una sola jornada. Con ello el total de casos en casi un año de pandemia, al 3 de marzo ascendía a 162.871 personas, de las cuales 136.366 están recuperadas y 3.239 han fallecido. Con estas cifras, el porcentaje de dece­sos por casos de contagios es del 1,98%, inferior a los que registran nuestros dos grandes vecinos, Brasil y Argentina.

En febrero, a partir del 15, el alza de nuevos casos de la enfermedad fue muy fuerte, lo que hizo que el promedio de contagios diarios de ese mes, que este año tenía 3 días menos que enero, fuera mucho más elevado que el del primer mes del año. Así, mientras en enero el total de contagios fue de 25.295, en febrero llegó a 26.247. Por ello el pro­medio diario de contagios de febrero ascendió a 937, frente al de enero que había sido de 816. Lo que quiere decir que en febrero hubo 121 contagios dia­rios más que en enero.

Pero al incremento anotado desde la segunda quincena de febrero hasta estos días fue mucho más alto que el promedio mensual, ya que desde el 15 de febrero al 3 de marzo se fueron con­tagiando 1.108 (1.107,58) por jornada, 292 personas más que el promedio diario de enero y 171 más que el pro­medio de febrero. En este último mes hubo un alza de 14,8% de casos diarios sobre enero, en tanto que desde el 15 de febrero al 3 de marzo el aumento fue de 35,7% frente a enero.

Los casos de deceso también crecieron: en febrero hubo 17 (16,53) muertos por día frente a los 15 anotados en cada jor­nada de enero. En tanto que desde el 15 de febrero al 3 de marzo el promedio de fallecidos por jornada fue de 18 (17,82).

El incremento de contagios desde la segunda mitad de febrero puede consi­derarse preocupante. Y por eso a esta altura los centros hospitalarios están prácticamente llenos, con camas de terapia intensiva con la mayor cifra de internados desde que comenzó la pan­demia. En medio de estos números alar­mantes no llegan aún las nuevas par­tidas de vacunas y en muchos centros sanitarios faltan medicinas.

En este contexto de incertidumbre, en que las autoridades del sector no están dando señales claras de conducción, es urgente que el Gobierno adopte acti­tudes enérgicas. Tiene que asegurar por todos los medios la pronta llegada de las vacunas e insumos sanitarios que son indispensables para la salud de la población y clave para construir la reactivación económica y así posibili­tar el crecimiento del 4% del PIB. Debe imprimir más celeridad a sus gestiones para garantizar en el plazo más breve la salud y la vida de nuestros compa­triotas.

Los distintos sectores de la socie­dad deben dejar de lado sus rencillas y unirse en un mismo afán para enfren­tar entre todos al enemigo común. El número cada vez mayor de muertos y contagiados nos obliga a estar unidos y a realizar este gran esfuerzo conjunto.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar