• POR BERNT ENTSCHEV
  • Presidente y fundador de The Bernt

Los gestores de recursos humanos, así como los líderes de diferentes niveles, deben hacer frente a los desafíos contemporáneos. Se trata, además, de una prerrogativa de quienes están al frente de estos puestos. Con la llegada de la pandemia, diría que uno de los aspectos que debemos tener en cuenta en el equipo, actualmente, es la presencia de ansiedad en la vida de las personas.

Recientemente leí un artículo que trae datos muy preocupantes sobre el tema. Según las informaciones difundidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), se estima que el trastorno de ansiedad afecta a diario a más del 70% de los empleados de una empresa.

Cualquiera que haya identificado por sí mismo que sufre de ansiedad sabe lo difícil que es lidiar con el trastorno. Los reflejos son muchos, tanto en la vida personal como profesional. Y está claro que esto tiende a impactar en el rendimiento, la productividad e incluso en la calidad del trabajo desarrollado.

Si tenemos un tema delicado por tratar, entonces se alerta a las empresas para que comiencen a tratar este tema: ¿Cómo está la salud mental de su equipo, especialmente en este período de pandemia? A esto se suma el hecho de que en algunas compañías el trabajo se sigue realizando de forma remota, lo que dificulta más la identificación del problema. Los profesionales de recursos humanos son los encargados de ayudar a encontrar estas respuestas, así como de sugerir un camino a seguir acorde a la cultura de la empresa.

Una vez encontrada la directriz, es el momento de formar a los gestores para que también puedan identificar casos en sus equipos y orientarlos sobre cómo actuar, recordando que el propio liderazgo no está libre de padecer este mal.

Dependiendo del grado en que se identifique la ansiedad o trastorno mental de los colaboradores, lo ideal es contar con el apoyo de profesionales especializados en esta materia. Estos profesionales podrán ayudar a las personas de forma técnica, basada en la salud. Sin embargo, otros programas internos también pueden contribuir a que las personas se automonitoreen y puedan percibir la ansiedad.

Este es un tema contemporáneo que debería estar en la agenda de todas las empresas que valoran a sus equipos. Las personas sanas trabajan más felices y se entusiasman con los resultados de sus equipos y compañías. ¡Piense en eso!

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar