• POR BERNT ENTSCHEV
  • Presidente y fundador de The Bernt

La pandemia del coronavirus afectó al mercado laboral en todos los sectores. La palabra “reinventarse” parece haberse convertido en un mantra. Si no aplica este precepto, corre un grave riesgo de quedarse por el camino. Los profesionales que trabajan en el sector minorista son una parte que ha sentido fuertemente el impacto de “abrir y cerrar” en el comercio. La amarga medida, desafortunadamente, es la alternativa encontrada para detener la rápida expansión del virus en ciertas regiones.

¿Qué les queda por hacer a estos profesionales? ¡Reinventarse! La tienda física en la calle, en los centros comerciales o malls, ya no puede ser el único canal de compra de determinados servicios. El comercio debe llegar al cliente en todos los sentidos: en la oferta de productos, en la sugerencia de elección y en la entrega de las mercaderías.

Para eso, es necesario estar abierto a las nuevas tecnologías y tendencias y la velocidad con la que esto se requiere puede ser el principal desafío, nada imposible, puede estar seguro. A mí, sobre todo, me gusta ir a las tiendas físicas. Pero como cliente, durante la pandemia, evito la exposición tanto como sea posible, por lo que prefiero las compras en línea, incluidas las minoristas. Navegando por sitios de noticias, me encontré con un interesante proyecto lanzado por un centro comercial en la capital de Paraná, en Curitiba.

Se llama “Escaparate virtual de Palladium”. La idea de la plataforma es, básicamente, reunir todas las tiendas del emprendimiento en una única ubicación en línea, en fechas específicas del minorista. Allí, el cliente accede, navega por varias operaciones, elige el producto o servicio que desea y, si elige más información y/o realiza una compra, accede al tendero directamente a través de Whatsapp e inicia la negociación. Listo, tiene su tienda del centro comercial, donde le gusta hacer sus compras, en la palma de su mano.

Sin embargo, también es importante que los propios tenderos y vendedores estén aptos a trabajar en esta “nueva normalidad”. Si las puertas de la tienda están cerradas, se abren las ventanas. Y es necesario que luz entre. Es por ello por lo que insisto con los profesionales que trabajan en el minorista que no dejen de entrenar, simular, leer y probar nuevas formas de negociar con sus clientes.

Si la idea es tener presencia en la red social, entonces es necesario invertir un tiempo extra para configurar estrategias. Estar presente constantemente también es fundamental. De esta forma, puede configurar promociones y aprovechar oportunidades de exposición como la del “Escaparate virtual Palladium” y muchas otras.

Finalmente, si ha logrado traer al cliente a su plataforma, no se olvide de brindar siempre el mejor servicio. La empatía con quienes necesitan servicios, la técnica en la venta y la fidelización entran en esta etapa.

Piénselo, ya que es un ejercicio práctico que hay que hacer hoy, durante la pandemia, para sobrevivir al mal tiempo en el mercado. Y cuando todo esto termine, tendrá nuevas oportunidades agregadas al espacio físico donde a todos nos gusta estar.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar